El trabajo de un inmigrante en La Abadía, Londres

Crédito: AL ROJO VIVO