El trabajo de un inmigrante en La Abadía, Londres