Alexis, víctima de golpiza enfrenta deportación