Horacio Palencia agarra el micrófono