Presunto represor, ¿de vuelta a Cuba?