Periodista nicaragüense lanza voz de alerta