Ninel Conde, blindada hasta los dientes