Ninel Conde, blindada hasta los dientes

Crédito: Carla Valero