Miami y Hialeah reciben otro golpetazo