¿Mensaje político o pura amenaza?