¿Perpetua al autor de la masacre?