Compraban iPads y recibían ladrillos