Temores de redadas acechan a indocumentados

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Se calcula que medio millón de indocumentados vive en el sur de Florida. (Published miércoles 29 de marzo de 2017)

    Se calcula que casi medio millón de inmigrantes indocumentados vive en el sur de la Florida.

    Muchos de ellos se han mostrado preocupados por los comentarios y la política migratoria del presidente Donald Trump. A eso, se le suma la ansiedad generada por rumores de redadas falsas que han circulado. La verdad es que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está haciendo cumplir las leyes migratorias más al pie de le letra, reafirmando que todo el que está en este país sin permiso puede ser removido, pero lo que no estamos viendo es la detención indiscriminada de personas que parecen ser indocumentadas, y el número de personas removidas del país se ha mantenido casi igual.   

    Cada semana cientos de inmigrantes indocumentados que podrían ser deportados llegan a una oficina gubernamental en Miramar para sus citas obligatorias con Inmigración. Maria, quien pidió que no usáramos su apellido, cruzó la frontera con México con su hijo, seis meses antes de su plan original,  por miedo de que el nuevo presidente cerrara la frontera totalmente.  

    “Muchos rumores de que la gente tiene temor hasta presentarse porque luego hasta le pueden dar deportación de acá”, dice Maria. 

    Rumores como los que generó una foto de autobuses gubernamentales que circulo por las redes sociales alertando de una supuesta redada de inmigración en el sur de la Florida. El hecho no era cierto, ya que la foto fue tomada en el 2015. 

    Gloria, una madre soltera de México que hoy espera su turno en línea dice que los rumores que ha escuchado, le preocupan.

    "De que están deportando a los papás y los niños están quedando solos”, dice Gloria, quien pidió que no usáramos su apellido. La espera tampoco es fácil para familiares que ven a sus seres queridos entrar a reportarse ya que no todos salen.

    El novio de Ashley Hall entró a la oficina de inmigración y no salió. Kendy Louis Jean, de 38 años, fue enviado al Centro de Detención de Krome para ser regresado a Haití.

    “Su hijo va a crecer sin su padre…”, dice Ashley Hall.

    Hace 10 años, Louis Jean fue hallado culpable de un delito mayor por portar un arma de fuego sin permiso y ha sido arrestado por manejar sin licencia.  Durante todo este tiempo se ha estado reportando a sus citas migratorias regularmente dice su novia y siempre ha salido pero no esta vez. Cuando le preguntamos a Hall qué ha cambiado ella respondió: “Probablemente el presidente”.

    Ante esa afirmación, solicitamos el número de personas removidas del país por Inmigración durante el primer mes completo del presidente Trump. Inmigración dice que este febrero, a nivel nacional, 616 personas fueron devueltas diariamente, un número muy similar a los 607 devueltos el año pasado durante el mismo período. 

    En un comunicado, Inmigración nos dijo que la agencia “…enfoca sus recursos en personas que presentan una amenaza para la seguridad nacional…no realiza redadas dirigidas indiscriminadamente hacia  indocumentados”, pero a su vez, “…ya no excluirá categorías de indocumentados removibles durante el cumplimiento potencial de la ley.  Todos los que violen las leyes migratorias serán sujetos a arrestos de inmigración, detención y…. remoción de Estados Unidos”. 

    Mayra Joli, abogada de inmigración, dice que “hay muchas más oportunidades que las personas que si debieron estar en el radar en un tiempo... Estamos hablando de ilegales, inmigrantes ilegales que con órdenes de deportación, crímenes violentos que ya cumplieron tiempo en cárcel… Esas personas le van a salir a buscarlas”.

    En cuanto al resto de los indocumentados, el día que nuestras cámaras estuvieron afuera de la oficina de inmigración, la mayoría de los que se presentaron a sus citas lograron salir con el compromiso que volverían a otra cita. 

    La verdad es que por ahora la ley no ha cambiado, pero sí las políticas  y prioridades de la nueva administración que son más amplias cuando se refieren a quiénes pueden ser deportados.