Comprar un bote es un asunto serio

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Este es el bote que causó dolores de cabeza a la familia Cruz de West Palm Beach

    Hacer una compra valiosa como un auto, bote o moto puede ser complicado. A diario, el equipo de Telemundo 51 Responde recibe quejas de personas que perdieron dinero durante una de estas compras.

    La familia Cruz en Palm Beach es una de ellas. Yoande y Emily Cruz dicen que perdieron todos sus ahorros comprando un bote. “Este bote yo lo compre más bien para cuando viniera mi abuela de Cuba el año pasado… y fue lo único que no pude hacer”, dice Yoandy.

    La Ilusión de Cruz rápidamente se convirtió en desilusión ya que el bote que recibieron llego sin motor.

    "Supuestamente lo llevó a un taller pero ahora ni motor, ni solución, ni nada”, dice Cruz refiriéndose a Kleber. Según la familia Cruz, cuando hicieron la transacción, Kleber les dijo que el motor tenía algunos problemas pero en un recibo de venta prometió entregarle el bote en unas tres semanas con "todos sus sistemas funcionando".

    Esas semanas, dicen, se convirtieron en meses de escusas. "Aquí estamos un año después todavía no tenemos el motor arreglado…el motor no está ni en el bote y estamos sin nada”, dice Emily.

    Pero así, dicen, tuvieron que llevarse el bote sin motor en febrero porque según ellos, Kleber les envió un texto amenazando que si no se lo llevaban, llamaría a una grúa para que lo remolcara. Emily llamó a la policía pero le dijeron que se trataba de un caso civil. “Es 10-mil dólares--todo el dinero que nosotros teníamos ahorrado”, dice Emily.

    Kleber no nos concedió una entrevista en cámara pero por teléfono nos dijo que tiene evidencia y testigos que lo exonerarían. También asegura que le devolvió parte del dinero a la familia Cruz por el motor que falta, algo que la familia niega. Esta no es la primera vez que Kleber es acusado de algo así.

    El equipo de Telemundo 51 Responde encontró otros dos clientes inconformes. Uno de ellos ganó una demanda en contra de Kleber porque éste se quedó con un motor de bote que el demandante le entrego para reparar.

    "No se puede confiar en nadie", dice Mailing Seoane, portavoz del buro de mejores negocios o Better Business Bureau. Seoane dice que la familia cometió errores comunes como no investigar a fondo a la persona con quien estaban haciendo negocios. En la página de internet de la agencia, www.bbb.org , puede ver si una empresa tiene quejas y qué calificación tiene.

    Según Seoane, otro error que cometió la familia fue aceptar un recibo ambiguo en vez de exigir un contrato. "Parece de un amigo que le está vendiendo algo a otro amigo—no parece una compañía”, dice Seoane. Mirando el recibo Seoane nota que está hecho a mano y “no tiene un número de invoice y no tiene los taxes puestos".

    Ella recomienda que ningún consumidor acepte un producto que no esté funcionando bien. Ese es un consejo que podría haber evitado que la familia Cruz se embarcara en un viaje sin destino. “Sin el motor no sirve; es como basura; no sirve para nada”, dice Seoane.

    La familia Cruz presentó una queja con el Buró de Mejores Negocios que intentará mediar una solución. De lo contrario, la familia tendrá que decidir si acudir a la corte, pero ese proceso conlleva gastos.