Una dieta para combatir la celulitis

La celulitis afecta a muchas mujeres pero muy pocas saben cómo combatirla.

Una dieta para combatir la celulitis
Crédito: Shutterstock
Por Telemundo Local 22 de agosto de 2014

La celulitis afecta a casi todas las mujeres, se ve mal y hasta es dolorosa, pero pocas saben cómo combatirla. Su aparición y extensión dependen de varios factores: la comida es uno de ellos. Te detallamos algunos de los alimentos que te conviene evitar porque la agravan, y otros que debes tomar para combatirla. Alimentos a evitar: Margarina: es un aceite hidrogenado difícil de eliminar y nada sano. Patatas fritas y otros snacks: contienen enormes cantidades de sal, que te hace retener líquido. Café: el exceso de cafeína perjudica la circulación y te hace acumular toxinas. Azúcar refinado: son nada más que calorías que obligan al cuerpo a producir insulina y te hacen engordar. Carnes rojas: de digestión muy lenta, se te dificulta eliminar sus toxinas y te hacen sentir hinchada. Quesos duros: son los que contienen más sodio y grasas, dos componentes más amigables con la celulitis que con tu figura. Bebidas azucaradas: tienen mucha más azúcar de la que imaginas. Si las tomas para reemplazar el agua, en lugar de limpiar tu cuerpo lo estás sobrecargando. Alimentos refinados y procesados: cuanto más elaborado es un alimento envasado, más difícil es su digestión, y más probable que contenga las grasas, azúcares y sodio que tienes que evitar. Alcohol: además de aportar calorías, ayuda al envejecimiento celular. Grasas saturadas: se acumulan bajo la piel y aumentan tu colesterol, empeorando la circulación sanguínea y el estado general de tu salud. Alimentos para aprovechar: Granos enteros: el alto contenido en fibras y antioxidantes te ayudará a eliminar grasas y toxinas. Ajo: es un desintoxicante de primer orden, que ayuda a tu cuerpo a liberarse de toxinas y a una correcta circulación sanguínea. Pepino: su gran calidad como diurético te ayuda a evitar la retención de líquidos que agrava la celulitis. Huevos: son una fuente de proteínas con alto poder desintoxicante y regenerativo. Lácteos descremados: permiten eliminar más grasa. Frutas secas: los ácidos grasos que contienen ayudan a reparar la piel. Cítricos: contienen vitamina C, que da firmeza a la piel y es desinflamatoria. Si los ingieres enteros, aprovechas además la fibra que hay en ellos. Pomelo: tiene antioxidantes particularmente buenos contra la celulitis. Manzana: la clásica fruta de dieta por su alto contenido en fibra y su poder antioxidante. Aprovecha todas sus virtudes comiéndola sin pelar. Agua: es fundamental que te hidrates para que tu cuerpo funcione correctamente y se limpie de toxinas.