Salva satos y escribe libro

Un hombre se mudó a Puerto Rico pensando en playa, sol y mar, pero se dedicó a combatir la crisis de perros abandonados en la isla.

Tras sus experiencias rescatando satos en Puerto Rico, Stephen McGarva escribió el libro "The Rescue at Dead Dog Beach".
Tras sus experiencias rescatando satos en Puerto Rico, Stephen McGarva escribió el libro "The Rescue at Dead Dog Beach".
Crédito: Facebook: Stephen McGarva/ Harper Collins
Por TELEMUNDO 48 5 de septiembre de 2014

Un extranjero que se mudó a Puerto Rico con su esposa y con la idea de explorar todo lo que una isla caribeña tiene que ofrecer –sol, playa y mar—encontró una vocación.


Stephen McGarva, de 49 años, se dedicó rescatar perros abandonados en Puerto Rico y de paso revelar el sistema de abuso y olvido al que son sometidos estos animales en la isla en el libro “The Rescue at Dead Dog Beach", publicado el martes por la editorial Harper Collins.


El diario New York Post relató el noble trabajo que realizó McGarva desde que se mudó a una comunidad costera de lujo en el municipio de Humacao en el 2005.


Durante una visita a Playa Lucía, McGarva descubrió uno de los lugares en donde los satos, como son conocidos los perros abandonados en la isla, son abandonados. La playa es conocida por los locales com Playa Perro Muerto.


En los próximos dos años, McGarva rescató cientos de perros y también le tocó enterrar a más de 1,000. También logró que más de 270 canes fuesen adoptados fuera de Puerto Rico ante la inacción del gobierno local, según el Post.


Su libro hace un recuento de sus experiencias y como el excedente de perros abandonados es considerado una amenaza para la industria del turismo en Puerto Rico.



McGarva no es el primero en documentar esta problemática. En el 2010, el cineasta puertorriqueño Juan Agustín Márquez dirigió el documental ganador del premio Emmy “100,000”, que revela que en isla viven más de 100,000 perros en la calle.


La también boricua Roselyn Sánchez ha trabajado con organizaciones locales para concientizar sobre la adopción de satos y la castración y así reducir la población de perros abandonados.