Miles de boricuas migran a EEUU luego de María

Florida, Nueva York, Illinois y Connecticut son los destinos donde se produce el éxodo.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Miles de boricuas migran a EEUU luego de María
    TELEMUNDO PUERTO RICO
    Los daños ocasionados por el huracán María han motivado lo que podría ser una ola migratoria de importancia desde Puerto Rico a territorio continental.

    Durante años Lourdes y David Rodríguez consideraron mudarse de Puerto Rico a Estados Unidos, pero no se decidían a dar el paso. Hasta que llegó el huracán María y dejó su casa llena de fango, sin electricidad, agua potable ni teléfono.

    El matrimonio de jubilados huyó de la isla pensando que estaría un breve lapso con familiares en Florida. Ahora parece que permanecerá en ese estado por un largo tiempo: a tres semanas del paso del huracán su casa de cuatro habitaciones en Vega Baja, en la costa norte de Puerto Rico, está como la dejaron, con los pisos sucios de barro, las camas y los colchones mojados, los árboles del jardín caídos y sin servicios básicos.

    Ante ese panorama están hospedándose en un apartamento de dos cuartos que alquiló una de sus hijas en Tampa.

    “Vamos a estar aquí indefinidamente”, expresó Lourdes Rodríguez en una entrevista desde la casa de otra de sus hijas, donde se hospedó durante una semana con su esposo antes de mudarse al apartamento. “Ha sido desesperante. Inesperado totalmente. Algo nunca antes vivido”, agregó.

    Decenas de miles de puertorriqueños huyeron hacia la parte continental de Estados Unidos para evitar las secuelas inmediatas de María, pero debido a que persisten las dificultades en la isla avizoran que tendrán que quedarse lejos por más tiempo del que preveían inicialmente. Muchos enfrentan una situación de incertidumbre sobre cómo reiniciar sus vidas lejos de Puerto Rico, cómo conseguir vivienda, trabajo y escuelas para los niños.

    María arrasó la isla, dejando a millones sin electricidad y a ciudades y pueblos aislados. Al menos 34 personas murieron y algunos estiman que la recuperación tardará meses. Cerca de 85% de la población aún sigue sin energía y un 40% sin agua.

    En todo Estados Unidos pero especialmente en Florida, Nueva York, Illinois y Connecticut, donde históricamente se han asentado los habitantes de la isla, los puertorriqueños se hospedan con familiares mientras intentan encontrar una vivienda, empleo y escuelas para sus hijos en territorio continental.

    Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses y viajan con frecuencia al territorio continental. A lo largo de los años se han registrado numerosas olas migratorias, la más reciente en la última década con un éxodo de cerca de 10% de la población, principalmente por un fuerte estancamiento económico.

    El huracán María, que azotó a la isla el 20 de septiembre, dio un nuevo ímpetu al éxodo de puertorriqueños que podría tener efectos demográficos de largo plazo.

    Muchos de los que salieron son ancianos y enfermos que huyeron o fueron evacuados debido al peligro que enfrentaban si se quedaban en la isla con el calor del clima tropical, sin electricidad ni aire acondicionado y con acceso limitado al agua por un tiempo indefinido.

    Aún es muy pronto para saber con precisión cuántos puertorriqueños han llegado a Estados Unidos, pero Florida ha señalado que ya son más de 20,000 los que arribaron desde el 3 de octubre. Ya vivían en el estado cerca de un millón de puertorriqueños, lo que lo convierte en el segundo estado con más concentración puertorriqueña después de Nueva York.

    Numerosas agencias e instituciones de Estados Unidos están ayudando a que la transición sea más fácil para los desplazados.

    Trump lanzó rollos de papel toalla a damnificados

    [TLMD - PR] Trump lanzó rollos de papel toalla a damnificados

    Visitó el Calvary Church, en Guaynabo.

    (Publicado miércoles 4 de octubre de 2017)

    La Universidad de Agricultura y Mecánica de Florida y la Universidad de Connecticut han aceptado recibir estudiantes de derecho, y distritos escolares como el de Miami-Dade han ofrecido adaptar su currículo para incorporar a chicos que hablan poco inglés.

    El gobernador de Florida, Rick Scott, ha manifestado que los maestros desplazados no tendrán que pagar para solicitar certificaciones que los autoricen a dar clases en escuelas del Estado, como así tampoco los puertorriqueños con profesiones u oficios que requieran licencias locales, como por ejemplo peluqueros o corredores de bienes raíces.

    Aun así para muchos la transición no será fácil.