Boricuas ven con asombro presencia militar en la isla