Más muertos en Siria

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    El presidente de Siria, Bashar al-Assad, al centro, en una mezquita de Raqqa, 340 millas al noreste de Damasco, el 6 de noviembre.

    DAMASCO - Los activistas prodemocráticos convocaron nuevas manifestaciones para el viernes en Siria contra el régimen del presidente Bashar al Asad, tras una nueva jornada de violencia el jueves que se cobró 26 víctimas.

    Bajo el lema "pedimos la congelación de la adhesión de Siria a la Liga Arabe", las manifestaciones coincidirán con una reunión en El Cairo del comité ministerial árabe que acusa al régimen de Asad de no respetar el plan árabe que pide el cese de la violencia.

    El gobierno sirio había aceptado el 2 de noviembre este plan, que prevé la liberación de los prisioneros, la retirada del ejército de las ciudades y la libre circulación de los medios de comunicación en el país.

    Pero desde ese día, las fuerzas del régimen encargadas de reprimir la revuelta reforzaron sus operaciones, causando decenas de muertos, en particular en Homs, asediada y bombardeada por el ejército, según organizaciones sirias de defensa de los derechos humanos.

    El jueves, 16 civiles murieron en Homs por disparos de las fuerzas de seguridad y cinco cadáveres de personas desaparecidas fueron hallados en esta región, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

    "Las fuerzas de seguridad detuvieron a tres heridos en un hospital privado" de Homs, considerada por los activistas como la "capital de la revolución" debido a la cantidad de "mártires" muertos desde el comienzo del movimiento de protesta el 15 de marzo.

    En la gobernación de Idleb, cinco civiles murieron durante registros, añadió el OSDH, que señala además un muerto en Hama, otro en Daraa y tres en la región de Damasco.

    Por otra parte, el OSDH evoca "varios enfrentamientos" entre soldados y hombres armados, probablemente desertores, que habrían dejado "decenas de muertos y heridos entre los soldados".

    Francia y Estados Unidos, que reclaman la dimisión de Asad, criticaron al Consejo de Seguridad de la ONU por no actuar frente a la represión en Siria, que según Naciones Unidas ha causado más de 3,500 muertos desde mediados de marzo.