Violencia sexual crea una dolorosa realidad

En lo que va del año se han registrado 6,444 casos de violación, según cifras oficiales.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Delitos como violaciones, pornografía infantil pederastia y hostigamiento sexual se han denunciado con más frecuencia.

    (Published jueves 3 de agosto de 2017)

    En lo que va de este año la violencia sexual en México ha ido en aumento. Delitos como violaciones, pornografía infantil, pederastia y hostigamiento sexual se han denunciado con más frecuencia y muestran las cifras de este doloroso panorama.

    Aún recuerda con lágrimas e impotencia el día en el que se vida cambió totalmente.

    "De niña fui violada por un tío durante muchos años", comparte esta mujer que prefiere permanecer en el anonimato, mientras narra ese episodio que tuvo devastadoras consecuencias en vida adulta.

    "Cuando mi esposo en aquel momento me violaba me decía: así te lo hacía tu tío", añade.

    Ella es un ejemplo de lo que sucede en Chihuahua, el estado que encabeza la lista de abusos sexuales.

    Pero el problema se extiende. De acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en este año se han registrado 16,631 delitos secuales, de los que 6,444 son casos de violación, informa José Rodríguez, especialista en el tema.

    "La alerta de género, los protocolos, están pero falta la aplicación eficiente de estos", dice Rodríguez, coordinador de Incidencia Delictiva del Observatorio Nacional Ciudadano. "Muchas veces se revictimiza a la víctima y eso es preocupante".

    Los números indican que cada minuto hay un abuso sexual y cada 40 minutos una violación.

    También existe una cifra negra y es que, de acuerdo con estudios oficiales, el 93.7% de estos delitos no se denuncia por miedo o vergüenza.

    A pesar de que las principales víctimas son las mujeres entre los 12 y 36 años, los hombres no están exentos.

    "Muchas veces los hombres no denuncian por el machismo", admite Enrique, un residente en Durango.

    El Estado de México ocupa el segundo lugar en abusos sexuales; ahí, el principal enemigo, indican estudios, está en el transporte público.