Surgen nuevas revelaciones

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Jamie Aguiar dijo que ella y sus hijos no necesitan la casa o el barco que dejó el empresario de 35 años.

    FORT LAUDERDALE - Según los apuntes tomados por los investigadores, en la embarcación del millonario desaparecido Guma Aguiar se encontraron textos religiosos y un chaleco salvavidas. Aguiar, de origen brasileño, fue visto por última vez el 19 de junio a bordo de su nave de recreo, que fue hallada sin nadie a bordo y encallada horas después en una playa de Fort Lauderdale. Las notas de los guardacostas que investigaron la desaparición señalan que Aguiar se dejó el anillo de bodas y el reloj en casa antes de salir al mar.

    La policía no encontró sangre en la nave varada y tampoco encontró evidencias de que hubiera habido una pelea o un hecho violento.

    Los guardacostas tomaron estos apuntes durante la infructuosa operación de búsqueda y rescate emprendida tras la desaparición de Aguiar. Estos apuntes fueron obtenidos por el rotativo The Sun Sentinel. Según las anotaciones, redactadas en base a entrevistas con testigos y observaciones de los guardacostas, Aguiar fue visto por última vez saliendo de su casa y metiéndose en su embarcación de recreo. En las notas se especifica que Aguiar presentaba "un aire decidido" al salir al mar.

    también se explica que Aguiar "no estaba en la mejor disposición debido a ciertos problemas financieros, y acababa de discutir con su esposa acerca de un divorcio".

    Estos apuntes, sin embargo, no son prueba de que Aguiar hubiera planeado su suicidio, dijo el comandante de los guardacostas Darren Caprara al Sun Sentinel. "No sabemos qué pudo haber pasado", dijo Caprara. Todos los chalecos salvavidas estaban a bordo de la embarcación, que tiene 31 pies de eslora. También fue hallada una caja de cuero con documentos religiosos judíos. "Lo único que puedo imaginarme es que cuando salió de la casa estaba enfadado y que se llevó estos textos para buscar consuelo", dijo la madre de Aguiar, Ellen Aguiar.

    Según datos del GPS de la nave, ésta nunca llegó a parar del todo en el mar. Se alejó una tres millas náuticas de la costa a una velocidad máxima de 30 millas por hora. A los 20 minutos se redujo abruptamente esa velocidad y la embarcación giró para regresar a la playa, donde quedó varada. Guma Aguiar hizo su fortuna al venderse en el 2006 una empresa de energía que había desarrrollado en Texas con su tío.