Una misma causa, el "Dream Act"

La "Acción Diferida" no es una ley, es una cláusula administrativa, pero como explica Eduardo Carrasco, "es el punto de inflexión" y trampolín para "hacer historia".

Una misma causa, el "Dream Act"
Por Eduardo Carrasco 23 de julio de 2014

La "Acción Diferida" es el primer paso hacia una inminente reforma migratoria. Los jóvenes que pueden acogerse a esta iniciativa deben hacerlo, no solamente para legalizar su situación, sino para fortalecer el movimiento inmigrante en el país.
"Escondidos en las sombras nos hacemos vulnerables; saliendo a la luz nos hacemos fuertes y nos protegemos". Dijo el congresista, Luis Gutiérrez en su blog. Recordemos que cuando salieron a la luz los activistas del "Dream Act", fue que el gobierno y la sociedad americana empezó a tomar conciencia de un problema que tiene más de diez años encarpetado en el Congreso.
Fueron los actos de desobediencia social, las heroicas huelgas de hambre de los dreamers, los encarcelamientos, las protestas, las marchas de los jóvenes en la Costa Este y la toma de locales. Muchos fueron arrancados de sus familias. Tuvieron que esconder sus identidades. Carecen de un hogar al que poder regresar. Algunos ni se pueden acoger a la "Acción Diferida" porque tienen más de treinta años. Muchos siguen convertidos en fantasmas que vagan errantes.
Esto causó mucho dolor, pero solo con dolor se puede alumbrar la victoria. Y gracias a ellos, muchas personas que hasta hoy se han mantenido pasivas, se sentirán obligadas a actuar. Serán una levadura. Y se levantará un movimiento en las sombras contra la injusticia y los anti-inmigrantes.
No estamos solos. Si miramos atentamente a nuestro alrededor, descubriremos a otros que forman parte de este movimiento acaso sin saberlo. Los profesores, los pequeños empresarios, los abogados, los periodistas, las Iglesias, los técnicos, vecinos etc. improvisados miembros de un movimiento que ni se conocen pero que esta creciendo como un rumor absorbente, con quienes diariamente se efectúa un contacto muy somero pero que basta para completar el traspaso de una idea o una información: así somos uno entre muchos.
Muchos dirán que las elecciones precipitaron las decisiones del gobierno, evidentemente, pero así es la política y ahora que la situación de los jóvenes indocumentados ha cambiado debemos asegurarnos de que no haya vuelta atrás, que no hayan retrasos, dobles discursos, promesas rotas, oportunismo, fraudes de parte de aquellos que sacan ventajas de las personas pobres o desesperadas. Este es, pues, un punto de inflexión en la historia de la inmigración a este país y vamos a hacer historia.
Ahora los jóvenes no podrán ser amenazados o vivir con miedo de ser deportados, o de no hacer una denuncia sin son testigos de un crimen o de una injusticia, y sin son victimas de un acto de perfil racial en los estados anti-inmigrantes podrán demostrar que están registrados y no pueden ser molestados por los agentes de la policía, así podrán demostrar que viven en EEUU desde niños y que finalmente tiene los mismos derechos que cualquier persona. Así podrán ayudar a sus familias, seguir estudios superiores como cualquíer residente en los estados que le otorguen estos beneficios a los jóvenes que se acogan a la "Acción Diferida".
.
Es un paso en la dirección correcta por parte del gobierno e irreversible por parte de los jóvenes "Soñadores" porque no vamos a permitir que los anti-inmigrantes anulen la Accion Diferida si asumen el poder. Más de un millón de jóvenes estarán en pie de lucha por sus derechos legítimamente ganados.
A partir de ahora debemos poner toda nuestra fuerza organizativa al servicio de una misma causa: "el Dream Act".
Por eso es tan importante que todos los jóvenes que califican se acogan a la Acción Diferida, para que así se avanza hacia la reforma migratoria que duerme el sueño de los justos en las cámaras del Congreso, por obra y gracia de políticos que viven a espaldas de la realidad o temen que el gran cambio social afecte sus intereses politicos. Estos intereses mezquinos, que solo afectan el desarrollo de esta gran nación, impiden que se apruebe una reforma, pero ahora que se ha ganado esta batalla esta demostrado que si no hay solución la lucha continua.
La lucha por cierto se debe dar también en las urnas el 6 de noviembre. No solamente hay que reelegir al Presidente Obama sino otorgarles a los demócratas , una vez más, una mayoría en el senado y el congreso. En este sentido es de conocimiento público que el voto de la comunidad Latina es la que decidirá las elecciones y con el apoyo solidario de la comunidad norteamericana, que actualmente apoya el Dream Act, se creen las condiciones objetivas que permitan finalmente una reforma migratoria que saque de la sombra a más de 12 millones de personas que viven, trabajan y contribuyen al desarrollo de este país.


Si quieres leer más artículos de Eduardo Carrasco dale click aquí