Presiones dan resultados

Las enérgicas protestas por el presunto asesinato de Manuel Díaz dan lugar a una investigación.

Las enérgicas protestas por el presunto asesinato de Manuel Díaz dan lugar a una investigación.
Las enérgicas protestas por el presunto asesinato de Manuel Díaz dan lugar a una investigación.
Crédito: Getty Images
Por AP 1 de agosto de 2014

ANAHEIM (California) - La policía antimotines disparó proyectiles no letales a grupos de manifestanttes que se congregaron el martes por la noche frente a al edificio municipal mientras los concejales votaron unánimemente para solicitar a la Procuraduría que investigue la muerte a tiros de un hispano inerme a manos de la policía.


Los tiroteos ocurridos durante el fin de semana han provocado cuatro días de protestas. Un gran número de manifestantes que no logró ingresar al lugar donde se realizaba el concejo municipal porque no había suficiente espacio para todos se tornó cada vez más violento, comenzó a lanzar piedras y botellas a la policía, sin prestar importancia a las advertencia de la policía a fin de que se dispersaran.


Los agentes policiales formaron un cordón a fin de tratar de contener a los residentes que incendiaban tachos de basura, se mofaban a gritos de la policía y abarrotaron un establecimiento de Starbucks, rompiendo ventanas.


Los helicópteros de la policía sobrevolaban el lugar mientras coloridos fuegos artificiales iluminaban el cielo sobre el cercano centro de diversiones Disneyland.


Por lo menos dos personas fueron arrestadas, dijo el sargento de policía Bob Dunn. En un momento, la policía ordenó el cierre de una venta de gasolina cuando los manifestantes comenzaron a llenar depósitos con ese combustible.


La muerte de Manuel Díaz y de otro hombre el domingo han aumentado el total de balaceras en las que están implicados policías a seis en lo que va del año, una cifra mayor respecto a cuatro registradas en el 2011, dijo el sargento de la policía de Anaheim, Bob Dunn. Cinco de los incidentes ocurridos este año han sido fatales.


La familia de Díaz, de 25 años, quien fue muerto a tiros el sábado por la tarde, presentó el martes una demanda legal por derechos civiles contra la ciudad de Anaheim y su departamento de policía, exigiendo una indemnización de 50 millones de dólares en daños. Alegan que fue baleado mientras se alejaba corriendo, dijo el abogado James Rumm.


El alcalde Tom Tait dijo que los documentos judiciales que le dio un reportero, que indican que Díaz fue baleado en la pierna y en la parte posterior de la cabeza fueron "perturbadores".


Anaheim es una ciudad de contrastes que van desde casas lujosas en lo alto de las colinas hasta complejos de apartamentos muy atestados.


Conforme ha crecido la población hispana, también lo ha hecho esa comunidad en la ciudad, donde asciende a un 53% según el censo del 2010.


La ciudad, 40 kilómetros (25 millas) al sureste de Los Angeles, es conocida por su equipo de béisbol de los Angelinos, y sobre todo por Disneyland, que tiene fama mundial.


Tait, pidió el lunes a agencias estatales y federales ayudar a la ciudad a investigar la muerte a tiros del hispano inerme a manos de la policía.


El alcalde emitió un comunicado solicitando a las oficinas de los procuradores estatal y federal ayuda para una investigación completa e independiente.