Inmigrantes no se fían

Así son las deportaciones

Inmigrantes no se fían
Por AP 29 de agosto de 2014

LOS ANGELES -- Mientras el gobierno de Estados Unidos ofrece dar carpetazo a ciertos casos de deportación, algunos inmigrantes rechazan el acuerdo y prefieren arriesgarse a buscar asilo político o un permiso de residencia en corte migratoria. Eso se debe a que la oferta del gobierno no acabaría con el espectro de la deportación y no promete un permiso laboral ni de residencia.


Los abogados de inmigrantes aseguran que otro problema radica en que el gobierno solamente ofrece el acuerdo -relacionado por algunos con un acuerdo de declararse culpable- a inmigrantes con los casos más concluyentes, que suelen ser los de personas que desde hace mucho radican en Estados Unidos y son miembros muy conocidos de la comunidad con una posibilidad decente de ganar sus casos en corte.


"Ha tenido de todo un poco", dijo Daniel McCreary, un abogado migratorio en Illinois, que precisamente por tal razón ha rechazado al menos cinco ofertas de que los casos de sus clientes reciban carpetazo. "En general hemos decidido no aceptar en los casos por los que nos han contactado".


El año pasado, el gobierno federal prometió revisar los 300,000 casos pendientes en cortes migratorias del país y ejercer la llamada discreción procesal para cambiar su enfoque ante aquellos casos que involucran a delincuentes sentenciados que causan estragos en vecindarios locales. Hasta mediados de abril, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) ha analizado más del 70% de los expedientes y decidió ofrecer una suspensión temporal de cerca del 7,5% de los casos de deportación, dijeron funcionarios de la agencia.


El ICE se negó a señalar cuántos de los 16,500 inmigrantes han aceptado la oferta.


Hasta ahora, solamente 2,700 casos han sido en realidad suspendidos. En muchos de ellos, el proceso tiene pendiente el papeleo y la revisión de antecedentes, indicaron funcionarios migratorios.


En diciembre, los abogados del ICE empezaron a revisar los casos que saturaron su carga de trabajo para ver cuáles inmigrantes deberían tener derecho al programa, que consiste principalmente en un cierre administrativo -una suspensión por tiempo indefinido de sus casos pero que puede ser levantada en cualquier momento. Una vez que las ofertas han sido aprobadas por un supervisor, los abogados del ICE han establecido contacto con los abogados de inmigrantes o plantean el tema directamente a los inmigrantes que no cuentan con abogado en una corte migratoria.


El gobierno espera reducir su carga de trabajo debido a que la agencia solamente cuenta con el personal y los recursos para deportar a un número finito de inmigrantes. En el último año fiscal, el ICE deportó a cerca de 400,000 personas, una cifra récord de todos los tiempos para la agencia.