Inmigración: las cifras de una crisis

Muchos casos acumulados (Published lunes 2 de octubre de 2017)

Cientos de miles de inmigrantes que esperan una cita en corte tendrán que esperar hasta 5 años para ver a un juez, según revela una investigación de Telemundo y NBC. Por meses nuestro equipo investigativo ha estado recopilando datos de lo que hoy por hoy es considerada una crisis en las cortes de inmigración.

Se trata del tiempo que las personas tienen que esperar para tener su audiencia en corte debido al enorme número de casos acumulados.

De acuerdo a la base de datos recopilados por la universidad de Syracuse conocida como TRAC, unos 617-mil casos están atrasados en la corte de inmigración.

El número casi se ha duplicado desde el 2009 y los 334 jueces de inmigración que trabajan en todo el país, no dan a basto, especialmente desde que la administración Trump ordenó que se le diera prioridad a los casos fronterizos.

“Ellos han decidido tomar jueces de sus cortes, de sus ciudades, sus hogares, y trasladar temporalmente esos jueces a la frontera para oír casos allá”, dice la jueza Dana Leigh Marks, quien nos habló en su capacidad de presidenta del sindicato nacional de jueces de inmigración. Marks cuenta que al sacar jueces de sus ciudades, para enviarlos a la frontera, sus casos son postergados.

“En la frontera es donde más rápido se puede deportar a una persona porque han hallado a la persona ciertos kilómetros de la frontera”, explica Sandy Pineda, abogada de inmigración de Miami. Ella dice que es frustrante ver como sus casos son aplazados porque se llevan a los jueces.

Cifras del departamento de Justicia muestran que en Miami, al menos 13 jueces fueron reasignados temporalmente a centros de detención en Nuevo México, Texas, Luisiana y Chicago desde Septiembre del 2016 hasta finales de Julio de este año.

Durante ese mismo periodo, los casos acumulados aumentaron de 24,370 a 31,219 y 49.9% de los casos que se sumaron a la lista de atrasados fue porque los jueces fueron trasladados.

“Como que ellos se olvidaron de nosotros”, dice Andrés Mendoza, uno de 7 inmigrantes guatemaltecos que viven en San Francisco y hablaron con Telemundo acerca de su espera.

En San Francisco, el promedio de espera para comparecer ante un juez de inmigración es de 3 años. En Miami, esa espera es de un año y medio mientras que en ciudades como San Antonio, Atlanta y Chicago, la espera puede alcanzar de 4 a 5 años. Para todos ellos, la espera puede ser perjudicial. “Porque tal vez van a perder el contacto que tienen con los testigos”, dice la Jueza Marks.

Paul Schmidt, juez de inmigración retirado cree que la corte es un desastre ya que no hay suficientes jueces para despachar el enorme volumen de casos acumulados.

Este año, el congreso aprobó 65 nuevos equipos de jueces pero la jueza Marks dice que se necesitarían unos 200 más para tratar de aliviar la crisis. También cree que la corte de inmigración no debería estar bajo la jurisdicción del departamento de justicia que cambia las prioridades cada vez que entra una nueva administración.

“Nosotros necesitamos la independencia de asegurar de que nosotros nunca tenemos ninguna presión política en hacer nuestra decisión”, dice Marks. Ella asegura que no es un problema únicamente de la administración actual o de un partido, sino que de la manera en la que la corte se maneja y por eso cree que debiese ser una entidad independiente.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS