EEUU pone límite al número de refugiados del 2018

Los 45.000 cupos para 2018 representan los niveles más bajos desde que Estados Unidos estableció su programa de refugiados en 1980.

WASHINGTON - El presidente de EEUU, Donald Trump, confirmó hoy que pretende admitir un máximo de 45,000 refugiados durante el año fiscal 2018, una reducción de 60% respecto a los 110,000 de 2017 y la cifra más baja desde 1980.

Trump consensuó esta cifra con el Congreso e informó hoy de ella con detalles al Departamento de Estado.

Las dos regiones con mayores cupos serán África, con la admisión de hasta 19,000 refugiados (35,000 el año pasado), y Oriente Próximo y el sur de Asia, con 17,500 (frente a los 40,000 de 2017).

EEUU también prevé la admisión de 5,000 refugiados del este de Asia (ante los 12,000 del periodo actual), 2,000 del centro de Asia y Europa (frente a los 4,000 actuales) y 1,500 de América Latina y el Caribe, una reducción de 70% respecto a los 5,000 de este año.

Se desata el debate: Jesucristo, ¿fue un refugiado?

El año pasado, bajo el liderazgo del entonces presidente Barack Obama (2009-2017), Estados Unidos también reservó otros 14,000 cupos a repartir dependiendo de las necesidades de cada región, una categoría que ahora desaparece.

Además de los 45,000 cupos reservados por regiones, Trump y el Congreso también establecieron que Estados Unidos puede considerar refugiados a los nacionales de Cuba, Eurasia y los Bálticos, Irak, Guatemala, El Salvador y Honduras, así como otras personas "en cualquier lugar" del mundo bajo "circunstancias excepcionales".

Los estados que más acogieron refugiados en 2016

En este caso, se trata de los mismos países y regiones que estableció Obama el año pasado.

Los 45,000 cupos para 2018 representan los niveles más bajos desde que Estados Unidos estableció su programa de refugiados en 1980 y se han marcado después de un intenso debate entre las agencias del Gobierno.

Estados Unidos admitió a 85,000 refugiados en el año fiscal 2016 y Obama marcó para el periodo actual, de 2017, un tope de 110,000 refugiados, aunque en la práctica se han admitido "unos 54,000", según fuentes de la Casa Blanca.

Trump criticó la política hacia los refugiados durante la pasada campaña electoral, alertó de que algunos podrían ser en realidad terroristas y ha prohibido temporalmente la entrada en el país de su gran mayoría dentro de su veto migratorio.