Hispano insiste en su inocencia luego de 20 años preso

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Un hispano paso mas de la mitad de su vida pagando condena. (Publicado viernes 24 de junio de 2016)

    Luego de pasar 20 años tras las rejas, Richard Rosario insiste en que es inocente del crimen que lo mantuvo apresado todo ese tiempo. Y su vehemencia es tal que ha pedido que la corte reabra su caso, para así poder limpiar su honor.

    Todo empezó en 1996, cuando Rosario fue acusado de haber asesinado a Jorge Collazo en un extraño incidente en el Bronx, Nueva York. En aquel momento facilitó una lista de 13 testigos, todos dispuestos a demostrar que al momento del hecho, se encontraba en Miami.

    Pero en ese proceso salió sentenciado como culpable, algo que en la actualidad califica de un hecho injusto, pues no se le permitió tener un proceso donde pudiera determinarse que era inocente. Hace poco salió en libertad, luego de cumplir 20 de los 25 años de esa condena, pero para este hombre hay mucho más que hacer.

    El caso sigue bajo investigación. El fiscal de El Bronx, Darcel Clark dijo que "los cargos contra el señor Rosario seguirán en pie mientras revisamos las declaraciones de testigos y reevaluamos el caso a fin de decidir si procede un nuevo juicio contra el señor Rosario".

    Durante estos 20 años Richard Rosario, un hombre de raíces boricuas, trató de apelar el fallo pero no lo consiguió. En medio de su lucha recibió ayuda de la organización The Exoneration Initiative, que provee asistencia legal en convicciones erróneas y ahora su condena fue suspendida. “Este es un caso emblemático de una decisión equivocada”, dijo Glenn Garber, de Exoneration Initiative.

    Pero no está satisfecho con todo esto. Recientemente, la cadena NBC realizó un documental sobre su situación con el título de Condena, en el cual se presentan los testimonios de los 13 testigos que confirman que Rosario estaba a más de 1,000 millas de distancia del lugar donde Collazo murió.

    “Estuve 20 años en prisión por un crimen que no cometí”, insiste Rosario. “Mi familia no lo merecía”, dice cuando recuerda sus dos hijos de 20 y 23 años de edad, a quienes vio crecer desde la prisión.

    Noticiero Telemundo