Retiran millones de vehículos por fallos del airbag

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Entre los modelos afectados por esta decisión figuran los Acura MDX, Dodge Viper, Jeep Grand Cherokee, Honda Odyssey, Pontiac Vibe, Toyota Corolla, Toyota Matrix y Toyota Avalon, indicó la Agencia Nacional de Seguridad en Carreteras (NHTSA, en inglés).

    WASHINTON -- Las autoridades de EE.UU. ordenaron el sábado la llamada a revisión de 2.1 millones de automóviles de Toyota, Honda y Chrysler (ahora FCA US) para solucionar problemas con los airbag, que en algunos casos pueden desplegarse sin motivo.

    Entre los modelos afectados por esta decisión figuran los Acura MDX, Dodge Viper, Jeep Grand Cherokee, Honda Odyssey, Pontiac Vibe, Toyota Corolla, Toyota Matrix y Toyota Avalon, indicó la Agencia Nacional de Seguridad en Carreteras (NHTSA, en inglés).

    Estos modelos, fabricados entre 2002 y 2004, registraron fallos en uno de los componentes suministrados por la estadounidense TRW Automotive Holdings Corp.; mientras que otros formaban parte de una revisión previa como parte de una investigación de los comercializados por la japonesa Takata, pero que no habían sido arreglados de manera definitiva.

    "Este es un tema desafortunado y complicado para los consumidores, que pueden tener que regresar a su concesionario más de una vez. Pero es una cuestión urgente de seguridad y todos los consumidores con vehículos cubiertos por pasadas revisiones deberían tener instalado este remedio", afirmó Mark Rosekind, director de la NHTSA, en un comunicado.

    Más de 2 millones de vehículos retirados por fallos

    Más de 2 millones de vehículos retirados por fallos
    Entre los modelos afectados por esta decisión figuran los Acura MDX, Dodge Viper, Jeep Grand Cherokee, Honda Odyssey, Pontiac Vibe, Toyota Corolla, Toyota Matrix y Toyota Avalon, indicó la Agencia Nacional de Seguridad en Carreteras (NHTSA, en inglés). (Publicado sábado 31 de enero de 2015)

    La solución aplicada en las revisiones previas había sido efectiva en un 85% de los casos, pero los autoridades detectaron todavía fallos en el resto de los sensores, lo que provocaba que se desplegasen de manera fortuita.

    En concreto, son 750,000 unidades de Jeep Liberty 2002-2003 y Jeep Grand Cherokees 2003-2004; 370,000 Honda Odyssey y Acura MDX de 2003-2004 y cerca de un millón de Pontiac Vibe, Dodge Viper, Toyota Corolla, Toyota Matrix, y Toyota Avalon de 2003-2004.

    La firma japonesa Takata, uno de los principales proveedores de airbag en el sector del automóvil, ha reconocido que sistemas producidos en una de sus plantas en México tienen un defecto en el inflador que, bajo ciertas condiciones de humedad, puede provocar su mal funcionamiento.

    Chrysler cambio su nombre a FCA US tras la creación el pasado octubre de Fiat Chrysler Automobile (FCA) con la adquisición por parte de Fiat del fabricante estadounidense.

    Demanda: Estallido de bolsa de aire habría causado una muerte

    La familia de un hombre en Texas que murió en un accidente menor de tránsito dice en una demanda que su ser querido fue una persona más que muere por esquirlas disparadas al activarse las bolsas de aire producidas por Takata Corp.

    Carlos Solís, de 35 años, murió el 18 de enero en un accidente menor en un suburbio de Houston. Una demanda presentada por su familia esta semana dice que cuando una bolsa de aire en su Honda Accord del 22002 se infló, disparó un pedazo de metal contra su cuello. Solís murió en el lugar.

    Takata es blanco de fuertes críticas por infladores de bolsas que pueden estallar, disparando pedazos de metal y plástico. Al menos cinco muertes y decenas de heridos han sido vinculados con el defecto en todo el mundo. Diez fabricantes de automóviles han retirado unos 12 millones de vehículos en Estados Unidos y 19 millones globalmente por el problema. La compañía sigue tratando de determinar cuál es la causa.

    La muerte de Solís no ha sido vinculada oficialmente con el defecto en las bolsas de aire. Un reporte preliminar del forense del condado Harris reportó que la causa de muerte fue por "heridas con objetos contundentes al cuello", pero el reporte final de autopsia no ha sido emitido.

    April Strahan, una abogada de la familia Solís, dio que ella y representantes de Honda y Takata inspeccionaron el viernes el Accord y confirmaron que el inflador de Takata se rompió en el accidente.

    Aunque el reporte de la autopsia está pendiente, las "heridas que hemos visto que resultan en muerte en estos accidentes se corresponden con lo que estamos viendo en la evidencia en la inspección del viernes", dijo Strahan.

    En una declaración, American Honda dijo que la inspección confirmó que el inflador de la bolsa de aire se fracturó en el vehículo de Solís.

    "Expresamos nuestras condolencias más profundas a la familia del conductor en estos momentos difíciles. Honda está en comunicación con representantes de la familia en un intento por investigar más la situación y responder a sus preocupaciones", dijo la compañía.

    Honda ha dicho que envió notificaciones de retiro al dueño anterior del Accord a partir de 2011, pero que no había enviado una carta al dueño actual.

    La compañía pidió a todas las personas con vehículos afectados por el problema con las bolsas de aire que lo llevaran a un concesionario lo más pronto posible.

    El viernes, Takata ofreció condolencias a la familia Solís y dijo que su "principal prioridad es la seguridad de la gente".

    La demanda presentada el martes dice que Takata y Honda fueron negligentes porque sus bolsas de aire eran defectuosas y peligrosas y que ambas empresas no las probaron apropiadamente.