Tabacaleras se defienden de publicidad negativa

Tabacaleras se defienden de publicidad negativa

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock
    El preámbulo de los avisos dice que una "corte federal ha determinado que Altria, R.J. Reynolds Tobacco, Lorillard y Philip Morris USA, han engañado deliberadamente al público estadounidense".

    Las mayores empresas tabacaleras estadounidenses pidieron el lunes a una corte federal de apelaciones que suspenda una serie de avisos publicitarios requeridos por los tribunales porque, dicen, mienten acerca de los peligros de fumar.

    Las compañías dijeron a un panel de tres jueces de la Corte Federal de Apelaciones de Washington que están dispuestas a difundir información sobre el cigarrillo y la salud, pero que no están dispuestas a suscribir una campaña en la cual se declaran mentirosas.

    Las declaraciones insinúan que "seguimos cometiendo actos contra la ley... (y) que hacemos cosas que no hacemos", dijo Miguel Estrada, abogado de las tabacaleras.

    En 2006, la jueza federal Gladys Kessler ordenó a las grandes fábricas de cigarrillos que reconocieran públicamente que habían mentido durante décadas sobre los peligros del consumo. El fallo fue el resultado de un juicio de nueve meses, con declaraciones de 162 testigos, y la jueza concluyó que los acusados eran culpables de una campaña fraudulenta masiva.

    [Tema relacionado: Jóvenes prefieren cigarrillos electrónicos]

    Kessler ordenó que las compañías difundieran públicamente los efectos adversos del tabaco para la salud, la manipulación de la nicotina y cómo el fumar pasivamente afecta la salud. También ordenó que dijeran la verdad sobre las marcas "light" y "bajas en nicotina" y la naturaleza de la adicción.

    Las compañías implicadas son Altria Group Inc, con sede en Richmond, Virginia, dueña de la tabacalera más grande, Philip Morris; la número dos, R.J. Reynolds Tobacco Co., de Reynolds American Inc. con sede en Winston-Salem, Carolina del Norte; y la número tres, Lorillard Inc., con sede en Greensboro, Carolina del Norte.

    El preámbulo de los avisos dice que una "corte federal ha determinado que Altria, R.J. Reynolds Tobacco, Lorillard y Philip Morris USA, han engañado deliberadamente al público estadounidense".

    [Tema relacionado: Los cigarrillos más dañinos del mundo]

    Las compañías dijeron que el aviso es excesivamente amplio y engañoso. Pero la abogada del gobierno, Melissa Patterson, dijo a la corte que el preámbulo garantiza que los mensajes siguientes "aparezcan como la auténtica verdad". Dijo que las compañías han empleado tácticas que generan dudas acerca de las advertencias sobre los peligros del tabaquismo.