Sepelio colectivo tras avalancha en Colombia

Sepelio colectivo tras avalancha en Colombia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    La de Salgar es tal vez la mayor tragedia en Colombia desde el terremoto que en 1999 sacudió a la ciudad de Armenia y dejó más de 1,000 muertos.

    SALGAR, Colombia - Los habitantes del municipio colombiano de Salgar despidieron el jueves en un emotivo sepelio colectivo a 33 de las 84 víctimas fatales causadas por una avalancha que en el amanecer del lunes arrasó casas con familias enteras.

    Los 33 féretros habían llegado desde la ciudad de Medellín hacia las 3:30 p.m. y fueron instalados en la plaza principal del pueblo. Apenas los carros mortuorios empezaron a recorrer las calles del lugar empezaron a sonar los pitos y las campanas de la iglesia.

    La ceremonia religiosa estuvo encabezada por monseñor Noel Antonio Londoño, obispo del municipio de Jericó, cercano a Salgar.

    Durante los más de 60 minutos que duró la misa, un gran número de mujeres no paró de llorar y apenas monseñor Londoño dijo "podéis ir en paz", esas mismas mujeres se aferraron de los féretros como para evitar que se llevaran a sus seres queridos hacia el cementerio municipal, su última morada.

    [Tema relacionado: Bebé y perro rescatados de deslave en Colombia]

    El canal de televisión local Cable Noticias mostró a un grupo de obreros en el cementerio, a unas cinco cuadras de la plaza, metiendo los ataúdes en bóvedas.

    La de Salgar es tal vez la mayor tragedia en Colombia desde el terremoto que en 1999 sacudió a la ciudad de Armenia y dejó más de 1,000 muertos.

    El presidente Juan Manuel Santos ha prometido reconstruir las viviendas perdidas y proporcionar refugio y asistencia a los afectados.

    La accidentada orografía de Colombia, en una zona con actividad sísmica en el extremo norte de los Andes, combinada con la mala calidad de las construcciones, hace del país uno de los más propensos a los desastres en Latinoamérica.

    Más de 150 catástrofes lo han sacudido en los últimos 40 años, las cuales han cobrado más de 32,000 vidas y afectado a más de 12 millones de personas, según el Banco Interamericano de Desarrollo.