Se agota el tiempo para acuerdo con Irán

Se agota el tiempo para acuerdo con Irán

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El Secrretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, durante las negociaciones.

    LAUSANA, Suiza - Las negociaciones entre Irán y seis grandes potencias se aceleraron este domingo en Lausana, a menos de tres días de vencer el plazo pactado para alcanzar un acuerdo marco que permita poner fin a una década larga de disputa sobre el controvertido programa atómico de la República Islámica.

    En medio de crecientes especulaciones sobre un acuerdo preliminar en torno a ciertos puntos centrales, las partes tienen previsto celebrar hoy una ronda plenaria con presencia de todos los ministros de Exteriores de los países involucrados.

    Para ello, se espera la llegada de los cancilleres de Rusia, Serguéi Lavrov, y del Reino Unido, Philip Hammond, prevista para después de las 17.00 GMT.

    Una fuente cercana al proceso negociador indicó en la tarde a la prensa internacional que "nada está cerrado todavía".

    Pero otros diplomáticos insinuaron que en algunos puntos clave ya existe un entendimiento preliminar, algo que, sin embargo, fue desmentido poco después por fuentes de la delegación iraní.

    [Tema relacionado: Republicanos amenazan con más sanciones a Irán]

    El debate sigue centrado en detalles como la duración de la moratoria que se le impondrá a Irán en la investigación y desarrollo (I+D) nuclear, que podría durar entre 11 y 15 años.

    Otro elemento delicado son las sanciones internacionales, impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU desde 2006.

    Según se ha filtrado a la prensa desde algunas delegaciones, Irán habría aceptado una reducción notable del número de sus centrifugadoras para la producción de uranio enriquecido, un material de doble uso, civil y militar.

    Actualmente, la República Islámica cuenta con unas 20,000 centrifugadoras instaladas, de ellas unas 10,000 en funcionamiento, que pasarían en el futuro a 6,000 o incluso menos.

    El objetivo de esta última ronda de negociaciones es alcanzar un acuerdo marco, o sea político, que permita negociar y precisar un acuerdo completo de aquí al 30 de junio.

    El grupo de seis potencias, compuesto por los cinco países con derecho a veto en el Consejo de Seguridad (EEUU, Rusia, China, Francia y el Reino Unido), más Alemania, teme que Irán tenga intenciones militares bajo el paraguas de un supuesto programa nuclear civil.

    [Tema relacionado: Investigan los vínculos de Venezuela con Irán]

    Teherán rechaza estas alegaciones y exige ser tratado como cualquier otro país con un programa nuclear supervisado en el marco del Tratado de No Proliferación (NPT), ratificado en 1970.

    De hecho, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) será el encargado de supervisar y verificar cualquier acuerdo que firme el G5+1 con Irán.

    Israel, Arabia Saudí o el opositor Partido Republicano en Estados Unidos rechazan cualquier acuerdo nuclear, con el argumento que este solo afianzaría el poderío atómico de la República Islámica.

    El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, lo calificó hoy en Jerusalén de "muy peligroso" y "debe ser detenido".

    [Tema relacionado: Netanyahu advierte a EEUU no aliarse con Irán]