Se hizo millonario gracias a destreza secreta

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Un hombre que atendía una gasolinera ha sorprendido a todo el que lo conocía al dejar una herencia de $8 millones.

    Ronald Read murió el año pasado, a la edad de 92 años, pero sólo recientemente se ha sabido que dejó $6 millones a la biblioteca y al hospital de Brattleboro, Vermont, pueblo donde vivía.

    No se ha especificado qué ha sido del resto de su herencia.

    Read siempre fue muy trabajador, pero eso nunca le hubiese bastado para reunir $8 millones.

    Lo que nadie sabía es que tenía una destreza secreta: la de invertir en la Bolsa, según se desprende de un reportaje publicado por The Wall Street Journal (rotativo que Reid leía religiosamente).

    "A Read se le daban muy bien dos cosas: cortar leña y hacer inversiones", dijo su abogada Laurie Rowell.

    [En fotos: los más ricos del planeta según Forbes]

    Al morir, Read tenía acciones en por lo menos 92 empresas, según informa The Wall Street Journal.

    Tenía acciones en Proctor & Gamble, compañía dedicada a los productos de higiene como jabón o champú.

    Asimismo, habia ganado mucho dinero con Johnson & Johnson, una farmacéutica.

    [En fotos: 25 alimentos que puedes congelar para ahorrar]

    Pero sus gustos eran muy variables: había invertido en empresas ferroviarias, de telecomunicaciones, de banca, de químicos y otras.

    Read además era muy modesto con sus gastos. Por ejemplo, usaba un Toyota Yaris de segunda mano para transportarse y cortaba leña para calentar su casa.

    Fue el primero en su familia que se graduó de la escuela secundaria, lo cual ya fue un logro temprano en su vida.

    Read legó $1.2 millones a la biblioteca y $4.8 millones al hospital. 

    Le han sobrevivido sus hijastros, los cuales no han hecho declaraciones en público, de momento.