Renuncia administrador de Ferguson

Renuncia administrador de Ferguson

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    John Shaw supervisaba el cuestionado departamento de Policía de Ferguson y nombraba al juez municipal, que dimitió el lunes.

    WASHINGTON - El administrador de Ferguson, donde murió un joven negro tiroteado por un policía blanco el pasado verano, dimitió este martes tras el negativo informe del Departamento de Justicia sobre las autoridades de esta ciudad de Misuri.

    "Valoramos el servicio y compromiso de John Shaw con la ciudad durante los últimos ocho años, pero el Ayuntamiento y el propio John consideran que, por duro que sea, este es el momento apropiado para comenzar a buscar un nuevo administrador", dijo el alcalde de Ferguson, James Knowles, en un comunicado.

    Como administrador de la ciudad, Shaw supervisaba el cuestionado departamento de Policía y nombraba al juez municipal, que dimitió el lunes también como consecuencia de las críticas del Departamento de Justicia a su gestión.

    Un informe del Departamento de Justicia publicado la semana pasada cuestiona las prácticas tanto de la Policía como de las autoridades y la Justicia de Ferguson y en concreto al juez municipal Ronald J. Brockmeyer por crear tasas judiciales "abusivas y potencialmente ilegales".

    [Tema relacionado: Renuncian empleados de Ferguson]

    La marcha de Shaw también llega a raíz de esta investigación, que fuerza ahora a la ciudad a buscar un nuevo administrador, un puesto clave que puede ejercerse de manera indefinida o hasta que el Ayuntamiento vote poner fin al mandato.

    La Corte Suprema de Misuri decidió este lunes transferir a un juez estatal los casos municipales de Ferguson para reformar el sistema y recuperar la confianza tras el negativo informe del Departamento de Justicia.

    El juez Roy L. Richter del Distrito Este de la Corte de Apelaciones de Misuri se encargará a partir de ahora de todos los casos municipales de Ferguson, presentes y futuros.

    Esta decisión se produjo tres días después de que el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, dijera que el Departamento de Justicia utilizará su autoridad para reformar el departamento de Policía de Ferguson, que no descartó desmantelar por completo.

    [Tema relacionado: Informe expone racismo de policía en Ferguson]

    El Departamento de Justicia presentó el pasado miércoles un informe sobre la actuación general de la policía de Ferguson, a la que se acusa de violar sistemáticamente los derechos civiles de la población negra, con detenciones sin motivo aparente y el uso excesivo de la fuerza sobre todo contra esa comunidad.

    La investigación federal reveló que en los últimos dos años los ciudadanos afroamericanos de esa localidad, que suponen el 67% de la población, fueron objeto del 85% de las detenciones de tráfico, el 93% de los arrestos y el 88% de los casos en los que la Policía empleó la fuerza.

    El policía blanco Darren Wilson mató al joven negro Michael Brown, de 18 años, en agosto pasado en Ferguson en circunstancias por esclarecer, lo que provocó graves disturbios raciales que se reavivaron en noviembre, cuando un gran jurado decidió no imputar al agente.

    Wilson sostiene que Brown le agredió e intentó arrebatarle el arma, versión que contradice el relato de algunos testigos, entre ellos un amigo que acompañaba a la víctima.

    Según esos testigos, el agente efectuó varios disparos contra el joven cuando éste iba desarmado y con los brazos en alto.