Puertorriqueños abandonan la Isla en vuelos sin regreso

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    (Published sábado 7 de octubre de 2017)

    Los boricuas van llenando paulatinamente el principal aeropuerto de San Juan, desde donde parten hacia EEUU con vuelos "one way", huyendo de la profunda crisis económica en la que dejó sumido al país el paso de dos huracanes en las últimas semanas.

    Asimismo, el colapso de infraestructuras de electricidad y telecomunicaciones en Puerto Rico tras el paso del huracán María dejó en situación crítica al Gobierno, con liquidez solo hasta final de mes y una millonaria deuda esperando.

    El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció que el costo de los daños causados por el huracán María se sitúa entre 80.000 y 100.000 millones de dólares, una carga demasiado pesada para una economía sumida en una profunda crisis desde hace una década y que mira a Washington como única forma de salir adelante.

    Recurriendo a vocabulario taurino, el huracán María dio la puntilla a Puerto Rico, un Estado Libre Asociado a Estados Unidos de poco más de 3,4 millones de personas que atravesaba por una situación precaria, agudizada por el impacto del devastador huracán.

    La isla sufre una pesadilla debido al colapso de la actividad comercial, la paralización del turismo -una de sus principales fuentes de ingresos- y las dificultades que supone cumplir con su deuda pública en un escenario de inactividad económica que paraliza la recaudación de impuestos.

    Rosselló confirmó que la Hacienda de la isla está a punto de quedarse sin liquidez, lo que ocurrirá tan pronto como a finales de mes, a lo sumo principios de noviembre, con la incógnita de qué va a pasar, de cómo se van a pagar las nóminas de los funcionarios o cumplir con los proveedores.

    Rosselló ha dicho, repetido una y otra vez en un mensaje dirigido al Congreso en Washington, que Puerto Rico necesita la misma flexibilidad y ayuda financiera que si se tratara de cualquier otro estado de EE.UU. y no, como no se cansa de decir, una colonia del país norteamericano.

    El joven gobernador -no llega a los 40 años- advierte que si el Congreso en Washington no diseña un "paquete" financiero acorde a la situación de Puerto Rico, cuyas infraestructuras están literalmente desparramadas por los suelos de la isla, se avecina una peregrinación en masa a EE.UU. que despoblará la isla.