Obama recauda fondos en Miami

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Obama en Miami.

    El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, participó hoy en dos eventos para recaudar fondos para el Partido Demócrata en sendas residencias privadas en Miami, al sur de Florida, uno de los estados denominados bisagra y que pueden marcar las elecciones presidenciales de 2016.

    En los comicios de 2012, Obama derrotó en Florida a su entonces rival, Mitt Romney, por apenas 74,000 votos, apenas un 0,88 % de los sufragios, en la que fue la contienda más reñida del país.

    En ese triunfo, el condado de Miami-Dade, el más populoso del estado, y el sur de Florida en general jugaron un importante papel, pues mayoritariamente se decantaron por los demócratas.

    En su intervención esta noche durante una cena con donantes en la residencia del promotor inmobiliario Stephen Bittel, que ya reunió en 2012 una gran contribución para la campaña de reelección de Obama, el presidente destacó la importancia de este tipo de iniciativas para asegurar que la próxima Administración mantenga las prioridades políticas que han marcado su presidencia.

    Obama recauda fondos para el Partido Demócrata

    Obama recauda fondos para el Partido Demócrata
    Lo hace en sendas residencias privadas en Miami, al sur de Florida, uno de los estados denominados bisagra y que pueden marcar las elecciones presidenciales de 2016. (Publicado jueves 28 de mayo de 2015)

    En un ambiente muy reducido, con apenas 60 comensales, Obama se mostró agradecido por la ayuda que Bittel dio en el pasado tanto a él como al vicepresidente, Joseph Biden, y destacó el papel que personas como los presentes pueden jugar para hacer que el país avance.

    En su intervención, Obama recordó que cuando asumió el cargo en enero de 2009 el país vivía la peor crisis económica desde la Gran Depresión de 1929, y a pesar de este gran inconveniente lograron reducir el déficit y se mejoró la educación, especialmente la de los más pequeños.

    Sin embargo, dijo, queda mucho por hacer, como aprobar una reforma migratoria integral, aunque lamentó que muchas de sus iniciativas se hayan quedado "estancadas en el Congreso".

    Obama afirmó que su esposa, la primera dama Michelle Obama, está "feliz" y se siente "liberada" de que no pueda presentarse a la reelección, comentario que desató la risa entre los asistentes.

    Antes de la cena, el presidente acudió a una "mesa redonda" con contribuyentes del Partido Demócrata en la residencia en Miami de un importante corredor (broker) de hipotecas, Joe Falk, que ya logró reunir cerca de un millón de dólares para la campaña de reelección del presidente.

    A esta cita acudieron, según indicaron a Efe fuentes del Comité Nacional Demócrata (DNC, en inglés), una treintena de contribuyentes que pudieron conversar con el presidente en esta propiedad, enclavada en una de las zonas más exclusivas del barrio de Coconut Grove y apenas a unos metros de la Bahía Vizcaya.
    Para poder participar en este exclusivo encuentro, cerrado a la prensa y que se prolongó durante 75 minutos, los asistentes debieron abonar 33.400 dólares por persona.

    El presidente tiene previsto visitar este jueves el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés), con sede en Miami, donde le darán a conocer los detalles de las previsiones para la próxima temporada de huracanes que comienza el 1 de junio.

    A Obama le esperan buenas noticias, pues el NHC pronosticó hoy que esta temporada será menos activa de lo habitual, con la formación de entre 6 y 11 tormentas tropicales, de las cuales entre 3 y 6 podrían fortalecerse hasta convertirse en huracanes.

    Cuestionado sobre si el viaje de Obama estaba más motivado por la recaudación de fondos electorales que la visita oficial, el portavoz adjunto de la Casa Blanca, Eric Schultz, dijo a la prensa a bordo del Air Force One que el presidente decidió ir a la sede del NHC para conocer "in situ" nueva tecnología de esta agencia federal.

    La cena de hoy fue servida por una empresa regentada por unos hermanos venezolanos, que presentaron un menú con un marcado sabor latinoamericano.

    De primero un atún en salsa mediterránea, seguido de ensalada tropical con quinua y un solomillo con salsa de vino de Oporto, acompañado de puré de coliflor y vegetales mixtos.

    Ibrahim Beens, uno de los responsables de Le Fragole, nombre que surgió por haber trabajado los dos hermanos en una plantación de fresas en Homestaed, ciudad aledaña a Miami, dijo que era un "orgullo" y un "increíble sueño" atender al presidente.