Maduro: EEUU debe pedir perdón a Panamá

Maduro: EEUU debe pedir perdón a Panamá

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    PANAMÁ -  El presidente venezolano Nicolás Maduro no solo buscará entregar a su colega de Estados Unidos Barack Obama una copiosa lista con millones de firmas de ciudadanos de su país y del mundo que exigen se elimine la declaración de que la nación petrolera es una amenaza a la seguridad de la potencia norteamericana.

    El viernes, aceptó otra encomienda "con el alma" poco después de arribar a suelo panameño para la Cumbre de las Américas: se comprometió a pedido de familiares de los muertos en la invasión de Estados Unidos a Panamá a entregarle una carta a Obama en la que exhortan al mandatario a que pida perdón a la nación centroamericana y repare económicamente a los afectados.

    "Me comprometo con el alma que lo voy a hacer", respondió Maduro a la presidenta de la asociación de familiares y de amigos de las víctimas de la invasión del 20 de diciembre de 1989, Trinidad Ayola.

    [Tema relacionado: Maduro quiere diálogo con Obama]

    Vídeo: Comienza la Cumbre de las Américas

    Vídeo: Comienza la Cumbre de las Américas
    (Publicado viernes 10 de abril de 2015)

    Maduro fue más allá, al anunciar que el sábado en un encuentro con sus colegas de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), paralelo a la Cumbre de las Américas, propondrá la posibilidad de enviar misiones humanitarias para asistir a la gente de El Chorrillo. Además, pedirá la integración de Panamá a Petrocaribe, una alianza petrolera.

    El acto estuvo posiblemente bien pensado para conseguir réditos a la causa de Maduro en momentos en que se han recrudecido las tensiones con Washington. Muchos de los varios centenares de manifestantes en el acto eran simpatizantes venezolanos, que entregaban hojas en que se leía en español e inglés la frase "Obama deroga el decreto ya", en alusión a la declaración de que el país sudamericano representa una amenaza.

    Poco antes de que hablase en el acto, algunos estudiantes de la Universidad de Panamá (pública) le entregaron a Maduro una caja con firmas de solidaridad a su gobierno. A un costado, un grupo de personas con gorras e indumentarias de Venezuela mostró en lo alto una pancarta grande en que se leía "Obama, Panamá pide justicia por las víctimas de la invasión".

    Poco antes de que llegase Maduro a Panamá, Obama visitó una de las esclusas del Canal de Panamá situada al norte de la capital. Estados Unidos construyó la vía interoceánica y la operó entre 1914 y 1999. El presidente estadounidense se reunió después con el gobernante panameño Juan Carlos Varela.

    La Casa Blanca ha dicho que no tratará su crisis con Venezuela en el marco de la cumbre. Pero Caracas sí viene con intenciones de poner el asunto de las sanciones y la declaratoria estadounidense en la mesa.

    [Tema relacionado: Castro y Obama se reunirán el sábado]

    "Vinimos cargados de optimismo en todos los campos de batalla, inclusive en la mesa diplomática", dijo en el acto el embajador de Venezuela ante la OEA Roy Chaderton.

    Un día antes del viaje de Maduro, un grupo de 25 ex presidentes de España y América Latina exigieron la libertad de los presos políticos y la celebración de elecciones parlamentarias libres este año en Venezuela como medidas para buscar una salida a la crisis política en esa nación.

    La activista Ayola, cuyo esposo un militar que murió por los bombardeos estadounidenses, agradeció a Maduro por ser el primer presidente del extranjero que visita el barrio y se solidariza con los familiares que perdieron a seres queridos y amigos en la invasión. El pasado 20 de diciembre, cuando se celebraron los primeros 25 años de esa acción, Varela se convirtió en el primer líder panameño en asistir a los actos en recordación de los caídos en un cementerio donde descansan en fosas comunes.

    [Tema relacionado: Cumbre: Nicolás de paseo y Evo de futbolista]

    "He venido a este barrio porque para nosotros, la juventud latinoamericana, fue muy doloroso ver se masacraba la población bolivariana de Panamá, en 1989. Son imágenes que más nunca deben verse", expresó en medio de gritos de "Maduro, Maduro, al yanqui dale duro".

    "Nos hemos sentido muy tristes. Este es un señor (Maduro) que no es muy querido en su patria, pero ha tenido un gesto con nuestros compatriotas muertos", dijo Olga Cárdenas, de 61 años y activista del comité. "Le vamos a decir que mire esta triste experiencia y que ojalá que no ocurra eso en su país, que haga puentes para la paz", expresó.

    De acuerdo con cifras oficiales, 314 soldados y 200 civiles panameños fallecieron en la acción del 20 de diciembre, mientras que por el lado estadounidense se contabilizó la baja de 200 militares. Organismos de derechos humanos locales estiman que la cifra de muertos fue de más de un millar, aunque no pudo comprobarlo.

    [Tema relacionado: Cumbre de las Américas evitará temas espinosos]

    La invasión, que comenzó con el bombardeo de El Chorrillo, en ese entonces un barrio de casas de madera vieja, expulsó del poder al dictador Manuel Antonio Noriega.

    Buena parte de las destartaladas casas consumidas por el fuego fueron reemplazadas posteriormente por edificios de concreto multifamiliares.

    Los homicidios producto de grupos pandilleros que se dedican a la venta de drogas siguen golpeando a ese barrio.