Matan a presunto cerebro de atentado en Túnez

Matan a principal sospechoso de atentado en Túnez

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Agentes de policía hacen guardia junto al Museo Bardo tras su reapertura después del atentado.

    TÚNEZ, Túnez - Al menos nueve miembros del grupo terrorista Falanges Okba Ibn Nafáa, incluido su líder y cerebro del ataque al museo tunecino del Bardo, Lokman Abu Sajer, murieron en una operación llevada a cabo la noche del sábado por la Guardia Nacional, dijo este domingo a EFE un portavoz del Ministerio de Interior.

    La operación en la que murieron Abu Sajer y otros ocho terroristas que "estaban en busca y captura y en la lista de peligrosos" tuvo lugar en una zona de la región de Gafsa (suroeste), añadió el portavoz Mohamed Alí Larwi.

    [Tema relacionado: Atentado en museo queda captado en video]

    Además, se produjo sólo unas horas antes de la manifestación internacional contra el terrorismo que reúne hoy en la capital tunecina a varios jefes de Estado, primeros ministros y otras personalidades.

    El Ministerio imputó la autoría del atentado del museo del Bardo, en el que murieron 22 personas, a ese grupo extremista vinculado a Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), cuyos integrantes se refugian en las montañas de Chaambi, fronteriza con Argelia, desde el verano de 2012.

    Al grupo, que está compuesto por tunecinos, argelinos y marroquíes, se le considera autor de unos 60 asesinatos de miembros de las fuerzas de seguridad.

    Según Interior, 23 personas formaban el grupo que organizó el ataque al museo del Bardo, de las que el 80 por ciento fueron detenidas y pasaron a disposición judicial el viernes.

    [Tema relacionado: terroristas de Túnez se entrenaron en Libia]

    Miles de personas se manifestaron este domingo en Túnez contra el yihadismo internacional, en una marcha popular de unidad nacional a la que solo faltó el Frente Popular de izquierdas, cuarta fuerza del Parlamento tunecino.

    Convocados por el gobierno y los imanes de la mezquitas, los manifestantes partieron de la histórica puerta de Bab Saadum, junto a la medina, en dirección al museo de El Bardo, lugar del atentado que el pasado 18 de marzo segó la vida de 22 personas, 21 de ellas turistas extranjeros.

    "Hoy es un día para decir que en Túnez somos libres, que el terrorismo no podrá con nuestro país y con nuestra libertad", explicó a EFE una de las participantes.

    A su lado, cientos de banderas rojas salpicaban el cielo, por el que sobrevolaban helicópteros del Ejército tunecino, y miles de voces gritaban "terrorismo fuera de Túnez".

    A medio camino se sumaron a la marcha el presidente del país, Beyi Caid Essebsi, acompañado de líderes árabes y europeos fuertemente escoltados, como su colega francés, Francois Hollande o el palestino, Mahmud Abas.

    [Tema relacionado: Estado Islámico se adjudica atentado en Túnez]

    En la comitiva también estaba el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien aseguró que su presencia respondía al deseo del Gobierno de apoyar a las víctimas y de respaldar la transición democrática en el país norteafricano.

    Una vez concluida la manifestación, el mandatario tunecino descubrió una placa conmemorativa en la puerta del museo, donde cientos de personas volvieron a gritar "libertad para Túnez" y elevaron al cielo pancartas con los nombres de los 21 turistas fallecidos.

    [Tema relacionado: Pareja nicaragüense sobrevivió atentado]

    El atentado de El Bardo se produjo el pasado 18 de marzo cuando una grupo de tres terroristas entró en el estacionamiento del museo y abrió fuego contra un autobús en el que viajaban cerca de 40 turistas de habla hispana.

    Después se atrincheraron en el interior del museo y los jardines aledaños, donde mataron a 14 de los 21 turistas y a una empleada tunecina antes de ser acribillados por las fuerzas especiales de la Policía Nacional.

    Una de ellos, sin embargo, logró huir y está aún en busca y captura.

    [Tema relacionado: Muerte de colombianos en Túnez es "inexplicable"]

    Aunque el ataque fue reivindicado por el autoproclamado Estado Islámico (EI), las autoridades tunecinas culpan a una célula del grupo radical local "Ansar al Sharia", acantonado en la región de Kasserine, una zona montañosa cercana a la frontera con Argelia.

    Precisamente cerca de esa zona, en la región minera de Gafsa, la Policía tunecina logró abatir esta madrugada a nueve presuntos terroristas, en una acción doble que se extendió a la región del Kif, y en la que según fuentes oficiales murió el presunto líder de la célula terrorista.