Mariela Castro: "No soy lesbiana"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Mariela Castro, sexóloga y diputada

    La sexóloga y diputada Mariela Castro Espín, hija del gobernante Raúl Castro, afirmó que no es lesbiana aunque mucha gente lo crea a causa de su proselitismo en defensa de los derechos de la comunidad homosexual en Cuba.

    "Sí, sé que hay mucha gente que cree que soy lesbiana y no lo soy. Pero realmente no me ofende, porque ser lesbiana no es malo. Solo se equivocan en algo poco importante, es como si dijeran que tengo 15 años cuando tengo 53. Con eso no me hacen daño", manifestó Mariela en una entrevista con el Periódico 26, diario de la provincia de Las Tunas.

    La doctora Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), viajó recientemente a Las Tunas para asistir a la jornada contra la homofobia en ese territorio del oriente del país. Allí –según relató la entrevistadora-  le arrancaron lágrimas los versos improvisados de los repentistas tuneros y el Conjunto Original Cucalambé la paró de la silla para soltar las riendas a su pasión por el ritmo, que puede hacerla bailar “toda una noche sin parar”.

    Mariela se define como marxista y dice haber  encontrado en la educación de la sexualidad “un recurso para trabajar en la toma de conciencia” de los derechos de sus contemporáneos.

    En la conversación con la periodista, Mariela se refiere a sus padres, Raúl Castro y Vilma Espín (fallecida en 2007) como las personas que le transmitieron el amor y “la necesidad de enfrentar la injusticia y también de hacerlo responsablemente, no de manera disparatada”.

    Fueron Vilma y Raúl Castro, confiesa, quienes le alimentaron su vocación de madre y su amor por los niños.

    “Me encanta ser mamá, es una de las cosas que más me gustan. Y me he equivocado, pero les facilito a mis hijos que me critiquen y esa posibilidad me ha guiado. Nunca es suficiente todo lo que tú crees que conversas con ellos", relató la sexóloga.

    Según ella, fue Vilma Espín, presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas, una pionera en la batalla contra los estigmas que identificaban la homosexualidad como una patología.

    “Desde su sentido común de justicia [Vilma] estaba en contra del tratamiento psiquiátrico a los homosexuales. Eso me llamaba la atención y yo empecé a buscar respuestas, y sigo haciéndolo”, comentó.

    Sin embargo, Mariela no explica dónde estaba Vilma Espín y cuál su papel durante la represión que desencadenó el gobierno cubano contra los homosexuales y lesbianas desde comienzos de los años 60.

    Argumentó además que el hecho de que seamos “especies sexuadas” cuya reproducción se genera del vínculo entre los dos sexos, no quiere decir que necesariamente ese vínculo sea solo para procrear.

    “Es también para sentir placer, es expresión de necesidades eróticas del ser humano con sus peculiaridades. Se ha confirmado que otras especies practican rituales entre individuos del mismo sexo. No es antinatural”, declaró Mariela.

    A pesar de los cambios impulsados con el liderazgo del CENESEX, Mariela comentó que aún no vislumbra la aprobación de una ley de género para Cuba.

    “Eso sí, sueño con un futuro donde la mentalidad se estructure sin esos límites tan esquemáticos que dividen a lo masculino y lo femenino y ponen en dificultades a quienes no se identifican con esos moldes estrictos”, expresó la diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

    El CENESEX y Mariela han promovido el derecho a las operaciones de cambio de sexo en Cuba.

    Reconoció que todavía es muy complicado hacer entender a la sociedad que no hay que amarrarse a esos estereotipos sexuales.

    “Cambiar eso es para mucha gente como decirles que la tierra no es redonda... Estoy segura que dentro de 30 años las futuras generaciones se van a reír de lo atrasados que estaban sus abuelos", concluyó.