Maduro logra poderes para combatir al "imperio"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, con Madiro este domingo.

    CARACAS - Un día después del inicio de ejercicios militares masivos que ordenó con soldados y civiles, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, recibió el domingo poderes legislativos especiales para encarar la orden ejecutiva de su par de Estados Unidos, Barack Obama, que considera la situación del país caribeño como una "amenaza".

    En un discurso frente a miles de manifestantes congregados ante el palacio presidencial con la convicción de que el decreto de Obama anticipa una agresión militar, Maduro recibió la autorización que el Parlamento aprobó para que pueda gobernar vía decretos.

    De esta forma podrá fortalecer el entramado de leyes ya existentes para plantarle cara a eventuales repercusiones del que llamó "enloquecido, infame, infausto y vergonzante" decreto de Obama.

    Con los votos de la mayoría afín a su Gobierno y el rechazo de la minoría opositora, salvo un único diputado detractor de su gestión, la unicameral Asamblea Nacional (AN, Parlamento) aprobó en segunda y definitiva discusión la llamada "ley habilitante antiimperialista", que faculta al mandatario a redactar y sancionar leyes sin el concurso previo ni posterior de los diputados.

    La delegación de poderes del Legislativo en el Ejecutivo fue decidido tras un debate parlamentario dominical seguido por miles de manifestantes oficialistas, reunidos en las afueras del parlamento y del palacio presidencial, ante quienes el gobernante venezolano juró no permitir que el territorio venezolano sea mancillado.

    "O se está con Venezuela o se está con el imperio yanqui; este es momento de definiciones", remarcó tras pedir a Obama anular su decreto, en vigor desde el pasado lunes, mediante el cual el estadounidense considera a Venezuela una amenaza "extraordinaria" para la seguridad del país norteamericano y su política exterior.

    A través de una "Orden Ejecutiva", Obama también identificó y sancionó con el bloqueo de bienes que podrían tener en Estados Unidos a siete de un número no precisado de altos cargos venezolanos, a los que acusa de violar derechos humanos de opositores durante las protestas antigubernamentales registradas en Venezuela en 2014.

    Esas protestas dejaron un saldo de 43 muertos, entre activistas de la oposición y del oficialismo, agentes de seguridad y particulares atrapados en una suerte de "fuego cruzado".