Rechazan borrador de cumbre climática

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Delegados asisten, sábado 13 de diciembre de 2014, al plenario de la Cumbre de Cambio Climático de Lima (COP20) en Lima (Perú).

    LIMA, Perú -- Delegados de países latinoamericanos, muchos de ellos adormilados por el trabajo de madrugada, rechazaron el sábado un borrador sobre diferencias y responsabilidades en el calentamiento global bajo el argumento de que no responde a la realidad del planeta.

    Sin embargo, Brasil trató de tranquilizar la situación e indicó que la propuesta, obtenida con una facilitación tripartita de Noruega, Singapur y Perú, sólo requería "pequeños ajustes quirúrgicos" para que fuera aceptada por los más de 190 países asistentes.

    "Debo recordarles que la mayoría de esfuerzos de mitigación de nuestros días los están realizando los países en desarrollo, de una manera absolutamente voluntaria", dijo Antonio Marcondes, el principal negociador brasileño.

    Antonio Cañas, negociador de El Salvador, afirmó que la propuesta formulada luego de intensas negociaciones casi hasta el amanecer podía ser llamada "cincuenta-cincuenta", ya que la mitad más necesitada del globo se ha quedado fuera.

    "No responde (el borrador) a esa mitad del planeta que más está siendo afectada por el cambio climático", dijo Cañas con referencia al proyecto dado a conocer el sábado por la madrugada.

    En declaraciones a la AP, Diego Pacheco, jefe alterno de la delegación boliviana, calificó a las negociaciones de "pantomimas que se van creando para decir estamos avanzando, pero en realidad solamente estamos yendo para atrás".

    Manuel Pulgar Vidal, ministro del ambiente peruano y presidente de la conferencia, se mostró sorprendido por el rechazo y dijo que asumía toda la responsabilidad. Luego, por segunda vez en menos de 24 horas, suspendió la sesión de clausura para abrir un cuarto intermedio de consultas de tres horas.

    El viernes por la noche el periodo fue de dos horas, pero la sesión se reanudó casi 10 horas más tarde, en que el ministro trató de presionar la aprobación del borrador, pero los delegados, aunque adormilados, se resistieron.

    "No defraudemos al mundo, señor presidente", le dijo Cañas.

    Laura Juárez, directora de la oficina de cambio climático de Argentina, dijo que si bien el texto "es valioso porque refleja un gran esfuerzo de coordinación", carece de un "elemento esencial: hace que las obligaciones sean las mismas para todos".

    "Un texto de esta característica no será equitativo y sobre todo no sería factible cumplirlo", dijo. "Si no se respetan las responsabilidades comunes, los países en desarrollo corremos el riesgo de ser los eternos incumplidores".

    Singapur dijo que durante los contactos directos que había promovido por encargo de la presidencia de la conferencia pudo notar que, aun cuando persistían las discrepancias, había entre los delegados "un firme sentido de urgencia y de avanzar hacia París".

    La llamada vigésima conferencia de las partes de la convención de cambio climático de Naciones Unidas (COP20) tiene la misión de afirmar las bases de un nuevo acuerdo global en la capital francesa en 2015 que pare en un máximo de 2 grados centígrados el avance del calentamiento global hacia 2050.

    China, cuyo desarrollo industrial ha superado al de Estados Unidos pero todavía es considerado país en desarrollo, dijo que el borrador "no refleja la diferenciación entre países en desarrollo y países desarrollados, y necesita ser enmendado".

    Todd Stern, enviado especial del presidente estadounidense Barack Obama, coincidió con Brasil en que es necesario "no perder de vista lo que está en juego" en la capital peruana.

    "Lo que está en juego es el éxito de la reunión de Lima, de lo cual depende el éxito en París", dijo. "También está en juego la necesidad que tenemos de resolver el problema del cambio climático".