Jeb Bush: No más concesiones a Cuba

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El ex gobernador de Florida Jeb Bush, enfrentado a la pollítica de Obama respecto a Cuba

    El ex gobernador de Florida y presumiblemente futuro aspirante a la Casa Blanca, Jeb Bush, rechazó este viernes "la concesión unilateral a Cuba" por su retirada de la lista de países patrocinadores del terrorismo de Estados Unidos y pidió al Congreso estadounidense que mantenga la presión sobre La Habana.

    "Ni la represión continuada en el país, ni las actividades de desestabilización de Cuba en el extranjero parecen ser suficiente para detener al presidente (Barack) Obama para hacer más concesiones al régimen comunista de La Habana", dijo Bush en un comunicado tras hacerse efectiva la retirada de Cuba de la lista.

    "La noticia de hoy es una prueba más de que el presidente Obama parece más interesado en capitular ante nuestros adversarios que en confrontarlos. Los líderes de Irán están tomando nota sin duda", agregó en referencia al acuerdo nuclear que está negociando el G5+1 (EE.UU., Francia, Reino Unido, China y Rusia más Alemania) con Teherán.

    Cuba salió hoy oficialmente de la lista de países patrocinadores del terrorismo que elabora cada año el Gobierno de EE.UU. y en la que estaba desde 1982.

    El Congreso tenía 45 días para pronunciarse sobre la decisión tomada por Obama de sacar a Cuba de esa lista, con la opción de presentar un proyecto de ley para tratar de revocarla, algo que no se ha producido.

    Bush consideró que la eliminación de Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo supone "un error" y "una concesión unilateral" más de Washington, antes de que La Habana "cambie sus acciones autoritarias" y "deje de negar al pueblo cubano sus derechos humanos básicos".
    "Pido al Congreso que mantenga la presión sobre Cuba y responsabilice a la Administración" por esta medida, concluyó el republicano.

    El pasado 14 de abril, tras su histórica reunión con el presidente cubano, Raúl Castro, celebrada en Panamá durante la Cumbre de las Américas, Obama anunció su decisión de eliminar a Cuba de esa lista, en la que estaba junto con Irán, Sudán y Siria.

    En un mensaje enviado entonces al Congreso, Obama certificó que el Gobierno de Cuba "no ha proporcionado ningún apoyo al terrorismo internacional durante los últimos seis meses", y ha expresado "garantías de que no respaldará actos de terrorismo internacional en el futuro".

    Las razones de Washington para mantener hasta ahora a Cuba en la lista eran su presunta acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a algunos fugitivos de la Justicia estadounidense.

    Cuba reclamaba desde hace años salir de esa "lista negra" y la revisión de su designación como país patrocinador del terrorismo formó parte del histórico acuerdo anunciado por Obama y Castro en diciembre pasado para la normalización de las relaciones bilaterales.