Chihuahua reclama justicia por muerte de niño

Chihuahua reclama justicia por muerte de niño

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La fiscalía del estado de Chihuahua divulgó que tres de los asesinos de Christopher Raymundo Márquez, un niño seis años, eran sus primos.

    Márquez supuestamente murió a manos de un grupo de adolescentes que le invitaron a jugar al secuestro. Luego lo amarraron, estrangularon y apuñalaron, para finalmente enterrarlo y ocultar la evidencia

    El cuerpo se encontró el sábado en una zanja dentro de un arroyo, detrás de una prisión. 

    [Te podría interesar: Cáncer en los ojos ataca a madre e hijos]

    Claman por justicia en muerte de niño en Chihuahua

    Claman por justicia en muerte de niño en Chihuahua
    Reportes policiales dicen que dos implicados tenían antecedentes de violencia. (Publicado martes 19 de mayo de 2015)

    En un país donde el crimen ha cobrado 100,000 vidas en nueve años, hasta las autoridades parecen sorprendidas.

    Aunque el asesinato ha estremecido a la opinión pública, el Fiscal General de Chihuahua dijo que en este caso no hay más que investigar pues, según él, todo apunta que se trató de un juego entre niños y adolescentes en el que se excedieron.

    Pero los vecinos tienen otra impresión, ya que dos de los menores implicados ya tenían antecedentes. Expedientes de la policía indican que hace unos meses prendieron fuego a varias casas del fraccionamiento donde vivían y que además capturaban animales y los asesinaban con la misma navaja con la que ultimaron a su pequeña victima.

    [Te puede interesar: Preocupa hallazgo de la Santa Muerte]

    Vídeo: Indignación por cruel asesinato de niño

    Vídeo: Indignación por cruel asesinato de niño
    Los acusados, tres varones y dos hembras, tienen entre 12 y 15 años. (Publicado martes 19 de mayo de 2015)

    También las autoridades aclararon que esto no se trató de un ritual satánico, aunque pobladores dicen que en la colonia varios habitantes rinden culto a la Santa Muerte 

     

    En el funeral del niño, la familia amenazó con levantarse en armas si el crimen queda impune.