Fuerzas especiales de EEUU dejan Yemen

Fuerzas especiales de EEUU dejan Yemen

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Los agentes, que estaban destinados en la base de Al Anad, eran los últimos estadounidenses en el país tras anunciarse el cierre de su embajada.

    WASHINGTON - Estados Unidos inició la retirada de 100 operativos de las fuerzas especiales en Yemen, las últimas tropas que quedaban en el país encargadas de operaciones anti-terroristas, ante el deterioro de la situación de seguridad, informó CNN este sábado.

    Los agentes, que estaban destinados en la base de Al Anad, en el sur de Yemen, eran los últimos estadounidenses en el país después de que Washington anunció el cierre de su embajada en la capital Saná en febrero.

    De acuerdo con la cadena estadounidense, que cita fuentes militares, este centenar de operativos se mantuvieron en el país para continuar con las misiones anti-terroristas que Washington llevaba a cabo contra Al Qaeda en la Península Arábiga, radicada en el país.

    El viernes, sin embargo, una serie de atentados en Yemen, reivindicados por el Estado Islámico (ISIS), dejaron al menos 120 muertos y 150 heridos, en tres ataques contra mezquitas chiítas en la capital, Saná, y la ciudad septentrional de Saada.

    Se trata del primer ataque reivindicado por EI en territorio yemení.

    [Tema relacionado: Mueren 137 en ataques a mezquitas en Yemen]

    Yemen está sumido en un profundo conflicto político que amenaza con partir el país en dos desde que el movimiento rebelde chií de los hutíes tomó el control de la capital, Saná, en septiembre del 2014.

    Los yihadistas de ISIS, de confesión sunita, consideran que los clérigos chiítas son infieles y que sus seguidores son desviados.

    En enero de este año, el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, y el Gobierno, dimitieron y dejaron vía libre a los hutíes para imponer su propia hoja de ruta.

    Sin embargo, un mes después, Mansur Hadi huyó a la ciudad meridional de Adén, desde donde se retractó de su renuncia, anunció que se mantenía como presidente legítimo de Yemen y, con el apoyo de los países árabes del golfo Pérsico, pidió retomar el diálogo entre los distintos partidos fuera de Saná.

    La trágica jornada vivida el viernes registró otro grave episodio con el bombardeo del Palacio Presidencial en Adén, perpetrado por la aviación controlada por los hutíes, y que se saldó sin víctimas.