Comisario pide respeto en velorio de policía

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio (c), junto al jefe del Departamento de Policía de la ciudad, William Bratton (i), durante una ceremonia de graduación de nuevos agentes de policía en el Madison Square Garden de Nueva York, Estados Unidos.

    NUEVA YORK -- El jefe de policía de Nueva York, William Bratton, emitió el sábado un comunicado a sus agentes para que no vuelvan a dar la espalda al alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, en el funeral de este domingo de su compañero Wenjian Liu, quien fue asesinado el pasado 20 de diciembre.

    "El funeral de un héroe es un momento de aflicción, no de queja", escribió Bratton, después de que en los servicios por Rafael Ramos, el otro policía asesinado a sangre fría por Ismaaiyl Brinsley el 20 de diciembre, numerosos agentes de policía dieran la espalda al alcalde en señal de rechazo por haber apoyado las manifestaciones contra el abuso policial.

    "No es un mandato y no amenazo con expedientes disciplinarios", dice Bratton en el comunicado, "pero les recuerdo que cuando visten el uniforme de este departamento, se comprometen con la tradición, el honor y la decencia que conlleva".

    Bratton asegura, además, que lo sucedido en el funeral de Ramos hace ahora una semana "robó el valor, el honor y la atención que por derecho pertenecía a la memoria del servicio y la vida del detective Rafael Ramos. Sé que no era la intención, pero fue el resultado", asegura.

    Con ese gesto quedó subrayada la crisis que se ha abierto entre la Policía y el Ayuntamiento, consecuencia de las tensiones raciales disparadas a causa de las muertes de los afroamericanos Michael Brown y Eric Garner a manos de policías de raza blanca y, sobre todo, a raíz de la absolución de los responsables.

    De Blasio, casado con una mujer de raza negra, mostró su desacuerdo con la decisión del gran jurado que no imputó al policía que causó la muerte a Garner en Staten Island y apoyó las manifestaciones que llenaron las calles de Nueva York en contra de la brutalidad policial.

    En este ambiente de crispación, cuando los agentes Ramos y Liu fueron asesinados, los sindicatos de policía acusaron al alcalde de haber favorecido el clima revanchista que llevó a Brinsley a acabar con la vida de los dos policías.

    En concreto, uno de los jefes sindicales de la policía, Patrick Lynch, acusó a De Blasio de tener "sangre en las manos".

    El funeral de Liu, que se retrasó hasta mañana para facilitar a los familiares del agente tramitar sus permisos para trasladarse desde China, se celebrará en la casa funeraria Aievoli, en el barrio Bensonhurst de Brooklyn.

    A la ceremonia, que será oficiada por monjes budistas, está previsto que asista el vicepresidente del Gobierno de EE.UU., Joe Biden, y tras ella se procederá al entierro de Liu en el cementerio de Cypress Hills.