Cuba y EEUU inauguran una nueva era

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Telemundo
    Bandera cubana ondea en la nueva embajada.

    Cuba y Estados Unidos, enemistados durante más de medio siglo tras el triunfo de la Revolución castrista, inauguraron este lunes una nueva era con el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas, rotas en 1961, y la reapertura de sus embajadas en La Habana y Washington.

    Desde este lunes la bandera cubana ya ondea en el Departamento de Estado en Washington, haciendo formal y efectiva la restauración diplomática y con ello las hasta ahora secciones de intereses de ambos países se convirtieron en embajadas, lo que culmina la primera fase del histórico deshielo anunciado hace siete meses, el 17 de diciembre de 2014, por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro.

    Izan bandera cubana en el Departamento de Estado

    La bandera de Cuba volvió a ondear en su sede diplomática de Washington, con una ceremonia solemne que encabezó el ministro de Relaciones Exteriores de la isla, Bruno Rodríguez, que ha viajado a la capital estadounidense junto a una delegación de 30 representantes de diversos sectores de la sociedad cubana.

    Cuba y EEUU inauguran una nueva era

    Cuba y EEUU inauguran una nueva era
    Cuba y EEUU inauguran una nueva era (Publicado lunes 20 de julio de 2015)

    A la ceremonia de Washington asistieron más de 500 invitados, entre ellos congresistas y representantes del Gobierno de EEUU como la secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, así como personas, grupos e instituciones del país norteamericano que han defendido el acercamiento entre ambos países.

    En la isla, los cubanos siguieron ese acto en directo a través de la televisión estatal, que preparó una cobertura especial para tal fin.

    Cuba: violenta represión contra opositores

    Bruno Rodríguez fue el encargado de dar el discurso inaugural, en el que tocó temas que Cuba considera vitales para la normalización de las relaciones bilaterales, como son el respeto al sistema político de la isla, el fin del embargo y la devolución de la base naval de Guantánamo, que consideran como ocupada ilegalmente por Estados Unidos.

    "Es grande el desafío porque nunca ha habido relaciones normales entre EE.UU. y Cuba pese a siglo y medio de intercambios entre sus pueblos", destacó Rodríguez.

    Rodríguez agradeció a Obama y lass organizaciones en Estados Unidos que han influido para el restablecimiento de relaciones. Igualmente agradeció al expresidente Jimmy Carter, por su disposicióna negociar y establecer las Oficinas de Intereses que han funcionado hasta hoy.

    Finalizada la ceremonia, Bruno Rodríguez, primer jefe de la diplomacia cubana que viaja oficialmente a EEUU desde 1959, se reunirá a primera hora de la tarde en el Departamento de Estado con el titular de esa instancia, John Kerry.

    En La Habana, Estados Unidos no realizará este lunes acto oficial alguno por la reapertura de su embajada ni izará su bandera por el momento.

    Washington reserva esa ceremonia para la visita oficial a Cuba que cursará John Kerry este verano, si bien no se ha anunciado todavía la fecha concreta.

    Ese viaje de Kerry a la isla será el primero de un secretario de Estado de EE.UU. a Cuba desde 1945, hace 70 años.

    Con la reapertura de embajadas, los hasta ahora jefes de las respectivas secciones de intereses, José Ramón Cabañas (Cuba) y Jeffery DeLaurentis (EEUU), pasarán a ser encargados de negocios mientras ambos gobiernos nombran a sus respectivos embajadores.

    La recuperación de los lazos diplomáticos entre Cuba y Estados Unidos abre ahora el camino hacia la normalización total de sus relaciones donde todavía persisten importantes diferencias y obstáculos, el más destacado el embargo de Washington contra la isla.

    Raúl Castro y su gobierno han advertido en reiteradas ocasiones DE que no podrá haber relaciones totalmente normales mientras EEUU mantenga el bloqueo, cuyo fin depende del Congreso norteamericano, si bien la isla insta a Obama a que haga uso de sus facultades ejecutivas como presidente para desmantelarlo.

    En ese camino hacia la normalización diplomática, La Habana también reclama a Washington que devuelva el territorio que "ilegalmente" ocupa la Base Naval de Guantánamo, en el oriente del país caribeño.

    Otra de las demandas de la isla son el fin de las transmisiones radiales y televisivas "ilegales" hacia Cuba y el cese de los programas para promover la subversión y un cambio de régimen.

    Otros asuntos pendientes en el diálogo bilateral son los derechos humanos, telecomunicaciones, así como los reclamos de compensación económica de ambas partes y la solicitud de Washington de extraditar a algunos fugitivos buscados por la Justicia estadounidense.