Cuba sufre nueva baja por deserción

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Desertó nuevo jugador del equipo Cuba.

    La selección de Cuba ha sufrido la cuarta baja por deserción después de conocerse que el delantero Ariel Martínez ya no viajó con el equipo a Baltimore, donde mañana, sábado, el combinado nacional antillano se enfrentará al de Estados Unidos en los cuartos de final de la Copa Oro 2015 de la Concacaf.

    De acuerdo a versiones extraoficiales, la delegación cubana guarda un completo hermetismo sobre el asunto, Martínez al concluir el último partido de la primera ronda del Grupo C, que Cuba disputó en Charlotte frente a Guatemala y ganó por 1-0, triunfo que le dio el pase a los cuartos de final por segunda vez consecutiva, tercera en su historia, se mostró muy emocionado.

    No sólo al concluir el encuentro, que se disputó en el Bank of America Stadium, sino después cuando la delegación ya regresaba en el autobús al hotel.

    Los compañeros y técnicos del equipo pensaron que su comportamiento se debía a la gran alegría que supuso el triunfo ante Guatemala y el haber conseguido el pase a los cuartos, pero nada más llegar al hotel, Martínez se bajó del autobús, se dirigió al entrenador Raúl González, lo abrazó y le dijo que no seguía con ellos.

    De inmediato, salió corriendo y se alejó sin que hasta el momento se tenga conocimiento de su paradero, ni la delegación oficial cubana haya ofrecido ningún tipo de información al respecto.

    Antes de la deserción de Martínez ya lo habían hecho Keiler García, Arael Argüllez y Dario Suárez, que había jugado los dos primeros partidos del torneo, pero ya no estuvo presente para el encuentro frente a Guatemala.

    González, el seleccionador cubano, al concluir el partido frente a Guatemala, se negó a responder preguntas relacionadas con las ausencias de los jugadores García, Argüellez y Suárez.

    "Estoy aquí para hablar de fútbol no de otras cuestiones o de política", comentó González, que horas después le tocó ser protagonista de la cuarta deserción que sufría el equipo.

    Las deserciones de los cuatro jugadores cubanos, que han aprovechado la Copa Oro para escapar de su país y tratar de iniciar una nueva vida fuera de Cuba, no han impedido que el equipo haya ido a más a medida que ha transcurrido el torneo.