Crece controversia por crimen en San Francisco

Crece controversia por asesinato en San Francisco

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    SAN FRANCISCO, California - El homicidio de una mujer en un muelle turístico ha ocasionado críticas a esta ciudad liberal debido a que el sospechoso es un ciudadano mexicano que estaba en el país ilegalmente, había sido deportado en cinco ocasiones y estaba libre después de que funcionarios no hicieron caso de una solicitud de las autoridades de inmigración para que lo mantuvieran preso.

    San Francisco es una de varias ciudades en la nación que no cooperan con autoridades federales de inmigración. La ciudad va más allá al promoverse como un "refugio" para personas que se encuentran en Estados Unidos sin permiso.

    En una entrevista desde la cárcel, Francisco López Sánchez, el hombre de 45 años con varios cargos relacionados con droga y quien fue arrestado por la muerte de Kathryn Steinle, confirmó que vino a la ciudad por su estatus de refugio.

    El caso ha originado una ola de críticas por parte del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), de políticos y de comentaristas en medios sociales, todos los cuales se refirieron al asesinato como una tragedia evitable.

    Video: Crece controversia por asesinato en San Francisco

    Video: Crece controversia por asesinato en San Francisco
    San Francisco es una de varias ciudades en la nación que no cooperan con autoridades federales de inmigración. La ciudad va más allá al promoverse como un "refugio" para personas que se encuentran en Estados Unidos sin permiso. (Publicado lunes 6 de julio de 2015)

    [Tema relacionado: Piden revisar deportaciones por casos de droga]

    "La mayor parte de la culpa debería recaer sinceramente sobre los hombros de la policía de San Francisco, porque su departamento lo tenía en custodia y decidió dejarlo en libertad sin notificar al ICE ", dijo Jessica Vaughan, directora de estudios de política del Centro de Estudios de Inmigración, con sede en Washington, que propugna por una aplicación más estricta de las leyes de inmigración.

    El legislador republicano Bob Goodlatte, quien preside la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes federal, culpó a las prácticas de tener refugios y al gobierno del presidente Barack Obama. "La trágica muerte de Kate Steinle subraya una vez más la necesidad de terminar estas políticas temerarias", dijo en un comunicado.

    El alcalde Ed Lee emitió el lunes un comunicado en el que dijo que la política de la ciudad nunca tuvo la intención de proteger a "delincuentes reincidentes y violentos". Pidió a agencias locales y federales revisar lo ocurrido.

    Muchos otros políticos de San Francisco permanecieron en silencio mientras dolientes realizaban una vigilia a última hora de la mañana en el Muelle 14, en el malecón del centro de la ciudad, donde Steinle, de 32 años, fue muerta el miércoles por disparo de arma de fuego, al parecer aleatorio, mientras paseaba acompañada de su padre y de un amigo de la familia. Ella se había mudado recientemente a San Francisco.

    [Te puede interesar: ¡Jueza y acusado se conocían de la escuela!]

    Durante más de dos décadas, la ciudad de San Francisco ha sido considerada un refugio para personas que se encuentran en Estados Unidos sin permiso. En 2013, la oficina del alguacil Ross Mirkarimi comenzó a entregar menos personas que estaban bajo arresto a las autoridades migratorias para su deportación.

    Muchas ciudades en el país han disminuido la colaboración con autoridades federales de inmigración, pero pocas han llegado tan lejos como San Francisco.

    A inicios de este año, Sánchez fue liberado de una prisión federal -donde cumplió una sentencia por reingresar al país después de ser deportado- y entregado al departamento de policía por un cargo pendiente relacionado con drogas. La oficina del fiscal de distrito en San Francisco rechazó procesar lo que las autoridades dijeron que era un caso de posesión de marihuana de una década atrás, y Sánchez fue dejado en libertad el 15 de abril.

    Antes de ser liberado, el ICE presentó a las autoridades de San Francisco un documento denominado orden de detención, solicitando ser informado si se tenía intención de liberar al detenido, señaló Gillian Christensen, vocera del ICE. Pero la agencia nunca fue notificada, agregó la portavoz.