Norcorea celebra aniversario retando a EEUU

Un desfile militar muestra una coreografía perfecta

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Kim Jong Un encabezó el 70° aniversario del Partido de los Trabajadores con un desfile coreografiado y amenazas de guerra a su enemigo acérrimo. (Published sábado 10 de octubre de 2015)

    PYONGYANG, Corea del Norte - Duras amenazas a Estados Unidos, una espectacular exhibición de armamento y alabanzas al líder, Kim Jong-un, sirvieron este sábado al régimen comunista norcoreano para celebrar por todo lo alto el 70° aniversario del Partido de los Trabajadores.

    En la emblemática plaza de Kim Il-sung de Pyongyang, el contundente sonido de los rítmicos pasos de miles de soldados marcó el inicio del gran espectáculo que se esperaba para la conmemoración más importante de este año en Corea del Norte.

    La retórica fue dura. El joven líder, que presidió el desfile de tres horas desde el balcón principal del Palacio de la Cultura del Pueblo, se dirigió a su país y aseguró que Corea del Norte "está preparada para luchar en cualquier tipo de guerra provocada por EEUU".

    "Estados Unidos ha forzado guerras terribles y plantea la amenaza de nuevas agresiones. Además, ha ejercido contra nosotros sanciones y bloqueos sin precedentes para que no podamos desarrollar nuestra economía", aseguró Kim Jong-un frente a su Ejército, un pequeño grupo de dignatarios internacionales y una nutrida presencia de medios internacionales.

    Sin embargo, en esta inusual intervención del líder no hubo referencias a la vecina Corea del Sur ni al armamento nuclear, al que tanto recurre el régimen norcoreano como una de las señas de identidad de su política defensiva.

    Kim Jong-un se mostró seguro y contundente en su segundo discurso de este tipo desde que llegó al poder en diciembre de 2011. La anterior ocasión en que habló en público fue en abril de 2012 con motivo del centenario del nacimiento de su abuelo, el "presidente eterno" Kim Il-sung.

    Ante el joven líder miles de soldados -parte de ellos con uniformes de época en todo un repaso a la historia bélica y militar del país- protagonizaron un colorido desfile de dos horas y media en el que gritaron sin cesar "Defenderemos hasta la muerte a Kim Jong-un".

    El dictador, que recorrió el palco de un lado a otro para saludar efusivamente a los asistentes, estuvo acompañado por altas autoridades políticas, entre las que destacó la presencia de su hermana Kim Yo-jong, de 29 años, considerada una figura emergente en la nueva era de la dinastía estalinista.

    Además de carros de combate y vehículos acorazados, el Ejército Popular norcoreano también mostró proyectiles de diversos tamaños -entre ellos un gran misil que según expertos podría ser el KN-08, capaz de alcanzar territorio continental de EEUU- así como sus lanzaderas móviles y varios drones.

    A pesar del vistoso despliegue militar, no se observaron algunas de sus armas más contundentes, hecho que algunos han atribuido a la presencia del jefe de propaganda chino y número cinco de la jerarquía de poder de Pekín, Liu Yunshan.

    Kim mantuvo previamente una reunión con el representante de China, que sirvió para estrechar los lazos bilaterales de dos históricos aliados tras una época de alejamiento.

    Aparte de Lui, la presencia de mandatarios extranjeros fue bastante reducida, sin que haya viajado a Pyongyang ningún jefe de Estado o de Gobierno, lo que muestra el nivel de aislamiento del régimen norcoreano.

    Al desfile militar le siguió otro aún más colorido de civiles que, acompañados por diversas y pintorescas carrozas, rindieron homenaje al líder supremo entre gritos de histeria y en el que destacaron dos enormes estatuas rodantes de Kim Il-sung y Kim Jong-il, el abuelo y el padre de Kim Jong-un.

    "Estoy muy feliz por haber formado parte de este evento y haber visto de primera mano a nuestro gran líder Kim Jong-un, no puedo expresar lo que siento con palabras", explicó a EFE Hi-soon, un médico de 39 años, tras participar en el multitudinario desfile.

    Vestida con el Jeogori, traje tradicional coreano, Ri Hae-yeon, trabajadora de una fábrica, reveló que llevaba ensayando cuatro semanas para esta celebración y que ha sentido "de manera profunda la unidad de su pueblo ante el líder".

    El gran desfile, uno de los mayores de la historia del país, comenzó a las 14:30, una hora muy poco habitual para estos eventos, que suelen celebrarse por la mañana.

    Aunque el régimen, en su habitual secretismo, no había adelantado el horario, todo parece indicar que se retrasó varias horas para que sobre Pyongyang brillara un sol espléndido, lo que ayudó a dar más brillo a su celebración más importante del año.