Congresistas no leen las leyes que aprueban

Congresistas no leen las leyes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    SHUTTERSTOCK

    WASHINGTON - El Congreso puede acumular tanto trabajo que los senadores y sus equipos no siempre tienen tiempo de revisar las leyes que aprueban y las cartas que firman, o eso parecía esta semana.

    Dos incidentes abochornaron a los demócratas, hicieron que algunos republicanos murmurasen entre dientes y puede que los contribuyentes se preguntaran qué hace esa gente bien preparada en el Capitolio.

    [Te puede interesar: Senador Menéndez se defiende tras acusaciones]

    Primero, los republicanos ridiculizaron a los demócratas por alegar que de algún modo se les había pasado una cláusula en una ley aprobada hace dos meses. La ley, votada por unanimidad en el Comité Judicial del Senado, pretendía luchar contra el tráfico de personas con fines sexuales.

    De pronto, los demócratas la bloquearon esta semana porque en la mayoría de los casos impediría que se dedicara el dinero de multas, pagadas por traficantes de personas condenados, a pagar abortos de las víctimas.

    El Congreso ha empleado expresiones similares en leyes de gasto durante años. Pero los senadores demócratas afirman que esta cláusula va más allá, y no se dieron cuenta de que estaba en la ley sobre el tráfico de personas.

    El líder demócrata del Senado, Harry Reid, dijo que algunos pensaban que se había incluido en el texto "en un juego de manos" y acusó a los republicanos de no haberla señalado.

    [Te puee interesar: Clinton no habría guardado correos oficiales]

    "Los senadores demócratas que llevaban años trabajando de buena fe en esta legislación clave asumieron que sus socios republicanos estaban siendo francos cuando proporcionaron una lista de cambios " que no incluía la cuestión de los abortos, señaló Reid. "Ahora, los republicanos afirman que confiar en ellos fue un error".

    A los republicanos les costó aguantar la risa.

    El líder de la mayoría en la Cámara Alta, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, dijo estar perplejo porque los demócratas se echaran atrás sobre una provisión "que dicen que no vieron, tras estar dos meses ahí".

    Aceptar el argumento de los demócratas, indicó el senador por Texas John Cornyn, requiere "suponer que nadie del personal profesional de todo el Comité Judicial del Senado se leyó la ley" y "no asesoró a sus senadores" sobre su contenido.

    El senador por Illinois Dick Durbin, miembro del comité, expresó que miembros destacados de su personal habían leído el texto, pero la parte sobre el aborto era "poco claro" y "se nos pasó".

    "Le pregunté a mi personal, a los que estaba a punto de despedir, y respondieron, `No, no decía eso de forma explícita'", dijo Durbin.

    Mientras los republicanos se reían con el desliz de sus rivales, los demócratas arremetían contra los 47 senadores republicanos que advirtieron en una misiva a Irán de que cualquier acuerdo nuclear alcanzado con el presidente, Barack Obama, podría durar poco.

    Editoriales de prensa, grupos de estudio y algunos conservadores han criticado la carta, que describieron como una peligrosa forma de socavar la habilidad del presidente para establecer su política exterior.

    El respetado senador republicano John McCain, de Arizona, restó importancia a las críticas en un principio, pero tanto él como otros de sus colegas se mostraron más sombríos el jueves, indicando que quizá podrían haber actuado con excesiva premura.

    McCain señaló que muchos de los 47 senadores firmaron la carta en una apresurada reunión para comer celebrada este mes mientras una gran ventisca se acercaba a Washington.

    "Tenían prisa por marcharse", dijo McCain a la prensa. Sin embargo, añadió, Obama "advirtió que vetaría cualquier legislación que pasara por el Congreso y requiriera ratificación, y eso fue lo que desencadenó la carta, y estoy del todo de acuerdo con ella".

    El senador Pat Roberts, de Kansas, también defendió la carta, pero puntualizó que quizá habría hecho las cosas algo distintas de haber tenido ocasión.

    "Creo que probablemente el lenguaje lo habría cambiado un poco", comentó. "Al ser un graduado en periodismo, podría haber cambiado algunos adjetivos y algunos adverbios".

    "Sólo creo que pudo ser un poco directa, algunos dirían dura", dijo Roberts. "Podría haberse dirigido a otras personas y enviar el mensaje. Pero creo que el mensaje es más importante que a quién se lo enviamos".

    Aprovechando las circunstancias, el senador republicano Rand Paul de Kentucky propuso una ley que diera más tiempo para revisar leyes. Según su propuesta, las leyes y enmiendas del Senado tendrían que ser públicas durante al menos un día por cada 20 páginas de texto.

    "Si vamos a responder ante el pueblo americano", indicó Paul, "es imperativo que prestemos una estrecha atención a la legislación que aprobamos".

    [Tema relacionado: Miles de niños en la mira de ser deportados]