Piden cesar detención de familias inmigrantes

Piden cesar detención de familias inmigrantes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock
    En una carta difundida el viernes, clérigos cristianos y judíos criticaron la política de detener a madres y niños, a la cual calificaron de "inapropiada e injusta".

    Cerca de 80 líderes religiosos de diversas partes de Estados Unidos firmaron una carta dirigida al presidente Barack Obama en la que exhortan al gobierno a dejar de detener a familias inmigrantes, mientras que clérigos de alto rango que visitaron el viernes un centro de detención en Texas criticaron dicha práctica.

    El gobierno federal abrió los centros de detención, dos de ellos en Texas, en respuesta a la llegada de decenas de miles de inmigrantes que cruzaron sin autorización la frontera entre México y Estados Unidos a mediados del año pasado. La mayoría eran mujeres con niños y menores que viajaban solos procedentes de países de Centroamérica.

    En su carta, difundida el viernes, clérigos cristianos y judíos criticaron la política de detener a madres y niños, a la cual calificaron de "inapropiada e injusta". La detención es dañina para los menores, dijeron, y deja a las madres con menos acceso al sistema jurídico.

    [Tema relacionado: Pastor deportado lucha por regresar]

    "Estas familias no son una amenaza para nuestras comunidades, no representan riesgos para nuestra seguridad y no han cometido crímenes. Están huyendo de formas de terror reales, y la mayoría tiene peticiones de asilo válidas", escribieron los clérigos.

    El arzobispo Gustavo Garcia Siller, de San Antonio, junto con otros cuatro obispos católicos y luteranos, visitaron el centro residencial familiar del sur de Texas en Dilley, donde conversaron con mujeres y niños detenidos ahí. Las instalaciones albergan actualmente a 390 personas, pero se prevé que den cabida a 2,400.

    Los obispos dijeron que las mujeres estaban contrariadas porque los jueces les exigen pagar fianzas de miles de dólares para quedar libres.

    "Si tuviera que hablar sobre lo que vi hoy, sólo fueron lágrimas, lágrimas y lágrimas. La gente con la que hablé tenía muchas lágrimas", dijo el obispo Michael Rinehart, presidente del Sínodo de Texas-Costa del Golfo de la Iglesia Evangélica Luterana.

    El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) indicó en un comunicado que los centros son una respuesta relevante al aumento en la inmigración no autorizada registrada a mediados del año pasado, y una manera efectiva y humana de mantener juntas a las familias. Dicha agencia dijo que sus centros "operan en un ambiente abierto que incluye atención médica, salas de juego, trabajadores sociales, servicios educativos y acceso a asesoría legal".

    [Tema relacionado: Más indocumentados con trabajos cualificados]

    Eusebio Elizondo, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Seattle, dijo después de la visita que había visto principalmente a madres jóvenes con niños muy pequeños. Dijo que no vio niños mayores de 10 años, y que el más pequeño era un bebé de nueve meses. Agregó que tres mujeres con las que habló le dijeron sentirse presionadas para firmar documentos de deportación voluntaria antes de que pudieran comparecer ante un juez.

    Los obispos dijeron que sus iglesias estarían dispuestas a ayudar a los inmigrantes si a éstos se les permitiera vivir en comunidades mientras se procesan sus casos.