Ballet de Cuba en tributo a esposa de Raúl Castro

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Vilma Espín Guillois, una de las figuras históricas de la revolución cubana y esposa de Raúl Castro.

    Vilma es el título de la obra con que el Ballet Nacional de Cuba(BNC), dirigido por la legendaria ex bailarina Alicia Alonso, rendirá tributo a Vilma Espín, la fallecida esposa del presidente cubano, Raúl Castro, que hubiera cumplido 85 años este 2015, informaron medios oficiales de la isla.

    Considerada una figura histórica de la revolución cubana, Espín (1930-2007) fundó y dirigió hasta su muerte la masiva Federación de Mujeres Cubanas, cuyo aniversario 55 también celebrará la presentación del BNC, indican las notas publicadas en las portadas de Granma y Juventud Rebelde, los dos principales diarios cubanos.

    Sobre el estreno mundial previsto para el 29 de agosto próximo, Alicia Alonso advirtió que la coreografía trata de hacer un recuento de los "grandes aportes" de Espín "a la construcción de un mundo nuevo" y explicó que se trata de "una rememoración de su hermosa trayectoria desde muy joven".

    Alonso insistió en que los autores fueron conscientes de la imposibilidad de abarcar en una obra de un acto "esa vida tan rica en acontecimientos", no obstante confirmó que el ballet será "un respetuoso acercamiento a las esencias de esa heroína, tan querida y recordada".

    Con coreografía del joven Eduardo Blanco, la pieza será estrenada en el Teatro Nacional de Cuba con música del pianista cubano Frank Fernández y la inclusión de una producción de Alejandro Pérez, uno de los realizadores más reconocidos del ámbito audiovisual en la isla.

    Como protagonistas estarán los primeros bailarines del ballet, Anette Delgado y Dani Hernández, junto a Chanell Cabrera, secundados por solistas, el cuerpo de baile de la compañía y alumnos de nivel elemental de la Escuela Nacional de Ballet.

    Vilma Espín falleció el 18 de junio de 2007 tras una larga enfermedad que no fue develada oficialmente.

    Casada con Raúl Castro poco después del triunfo de la revolución, en 1959, Espín fue una de las últimas representantes de una generación de mujeres revolucionarias que marcó la historia reciente de Cuba.

    Fue presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas desde 1960 y miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, cargos desde los que se convirtió en una de las mujeres con más peso político de la revolución.